Proyecto Hombre alerta de que el paro está creando nuevos adictos a las drogas

ABC | VALENCIA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Fundación Arzobispo Miguel Roca-Proyecto Hombre Valencia ha registrado este año los primeros casos de personas que solicitan sus servicios terapéuticos al haber comenzado a «tener problemas con el consumo de sustancias adictivas, a consecuencia, entre otros factores, de la crisis económica», según informó ayer el Arzobispado en un comunicado.

Por lo general, se trata de personas que «nunca antes habían solicitado ayuda por este tipo de problemas y que, al haber perdido su puesto de trabajo y no encontrar uno nuevo, sienten una sensación de vacío, frustración y hasta desesperación que tratan de llenar, a modo de evasión, consumiendo este tipo de sustancias», explicó el director técnico de la fundación, Juan Manuel Ferrer.

Otro elemento que, sobre todo entre los más jóvenes, favorece su incipiente contacto con las drogas «es el empleo inadecuado del mayor tiempo libre del que disponen tras quedar en paro, lo que muchas veces acaba en ociosidad», puntualizó.

La fundación canónica también ha detectado en el último año un aumento del número de personas que solicitan sus servicios con adicción a la cocaína en base, «un tipo de cocaína más barata» que la esnifada y que en muchos casos comienzan a consumir en sustitución de ésta. La cocaína en base tiene «un mayor poder adictivo, lo que la hace todavía más perjudicial».

Otros factores

El director técnico de Proyecto Hombre Valencia subrayó que, a pesar de todo ello, «en las situaciones de consumo de drogas de estas personas hay factores de mayor peso que la mera crisis económica, como la falta de formación o la pertenencia a familias desestructuradas», entre otras.