Imagen de varios jóvenes levantando una barricada en las inmediaciones del Forn de Barraca
Imagen de varios jóvenes levantando una barricada en las inmediaciones del Forn de Barraca - EFE
Valencia

Protestas por el derribo de un «icono de la huerta valenciana» previo a las obras de la V-21

Un grupo de personas siguen acampadas junto al Forn de Barraca, en Alboraia, para retrasar la demolición de esta alquería de principios del siglo XX

VALENCIAActualizado:

Un grupo de personas siguen acampadas junto al Forn de Barraca, en Alboraia (Valencia), en protesta por el vaciado del interior de esta alquería de principios del siglo XX como paso previo a su demolición en el marco de la ampliación de la autovía V-21 con dos nuevos carriles.

Los agentes de la Guardia Civil que habían acudido a primera hora de este jueves a las inmediaciones del Forn de Barraca para supervisar el inicio de las obras de demolición de este edificio se han retirado antes del mediodía, aunque todavía permanecen en la zona decenas de activistas que tratan de dificultar estas obras, necesarias para la ampliación de la carretera V-21.

Los agentes del instituto armado han acudido al lugar a primera hora de este jueves y han instado a irse a las personas que habían pasado la noche en tiendas de campaña, para que pudiera entrar el camión donde se va a depositar lo que hay en el interior del inmueble.

Fuentes de la organización de estas protestas han informado a EFE de que se han vivido momentos de tensión porque algunos de los manifestantes han sido empujados para que se alejaran de la alquería, situada en el término municipal de Alboraia.

Los operarios responsables de la demolición han hecho un agujero en una de las fachadas de la alquería, por donde han sacado varios enseres del interior y los han depositado en un camión.

Los allí concentrados han hecho una sentada para impedir la salida del camión una vez esté cargado y, de este modo, «retrasar lo máximo posible» el inicio de la demolición de la alquería, aunque una vez se han marchado los agentes de la Guardia Civil se ha permitido la circulación de este camión.

En la zona permanecen varias decenas de activistas, que mantienen reuniones para planificar acciones con las que retrasar el derribo de esta alquería de principios del siglo XX.

Los organizadores de la protesta consideran que la ampliación de la V-21 es «innecesaria» y supone un gasto público «multimillonario» y una pérdida de terrenos de huerta productiva.

Han reclamado un debate público urgente sobre el Plan General de Ordenación Urbana de Alboraia y la ampliación del puerto de València, que a su juicio, «están destruyendo la huerta».

La Generalitat busca puntos de equilibrio

Preguntado por las protestas vecinales, el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad Arcadi España ha puntualizado que se trata de «una competencia del Estado».

Asimismo, ha recordado que ya se hizo un modificado de la primera versión de la ampliación de la V-21 aunque ha dicho entender «toda la sensibilidad que pueda haber alrededor de la huerta». «Nos preocupa que se pierda huerta pero hay que conjugar intereses y afinar», ha dicho.

En este sentido, ha apuntado que además de «atender a la gente que quiere proteger la huerta y que tiene todo el derecho del mundo porque es patrimonio de todos, también hay que tener en cuenta otras necesidades y otros colectivos y encontrar puntos de equilibrio», ha concluido.

Ribó pide a Fomento una alternativa

El alcalde de València, Joan Ribó, ha recordado que el Ayuntamiento presentó al Ministerio de Fomento del Gobierno del PP un trazado alternativo de la ampliación de la V-21 que respetaba la huerta y ha pedido al actual ministerio, ahora en manos del PSOE, que «reconsidere» esa actuación prevista.

En declaraciones remitidas a los medios, Ribó ha valorado así la ampliación prevista de la V-21 y ha lamentado que estas obras impliquen la demolición del Forn de la Barraca, en el término municipal de Alboraia, un «símbolo e icono de la huerta valenciana que va a ser destruido».

«Es el momento de reivindicar una vez más las infraestructuras necesarias para la ciudad, pero sin que ello implique arrasar con la huerta o con patrimonio como es el Forn de Barraca», ha apuntado el alcalde.

Ribó ha pedido «una vez más al Ministerio (ahora en manos del PSOE) que reconsidere la actuación prevista, ahora que todavía se está a tiempo».

Ha recordado que desde un primer momento, el Ayuntamiento de València ha pedido las mejores infraestructuras para la ciudad y que entendían «la ampliación de dicha autovía en la entrada a València, donde habitualmente se producen atascos».

«Pero ampliar la V-21 a la salida de la ciudad no tiene ningún sentido, ya que en dicho punto no se producen embotellamientos», ha añadido y ha recordado que en su día, durante el Gobierno del PP ya presentaron al Ministerio de Fomento «un trazado alternativo que respetaba el 60 % de huerta que la ampliación de la V-21 destruye».