Los primeros regantes que solicitan agua desalada

«La criminalización realizada por la Generalitat Valenciana de las desaladoras» fue fuertemente criticada ayer por la ministra de Medio Ambiente durante su conferencia en Valencia, efectuada horas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«La criminalización realizada por la Generalitat Valenciana de las desaladoras» fue fuertemente criticada ayer por la ministra de Medio Ambiente durante su conferencia en Valencia, efectuada horas después de la firma de un convenio entre Acuamed y la Comunidad de Regantes Riegos de Levante-Margen Izquierda del Segura, que prevé la construcción de una planta desaladora en Guardamar del Segura. «Ésta será la primera comunidad de regantes valenciana que utilice agua procedente de una desalinizadora que garantizará entre 20 y 40 hectómetros cúbicos anuales de agua para cubrir las necesidades hídricas de unos 20.000 regantes», explicó la ministra.

Por otra parte, la sociedad estatal Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed) hizo pública ayer la convocatoria de adjudicación del contrato para la redacción del proyecto y ejecución de las obras de la planta desalinizadora de Oropesa del Mar y obras complementarias por un presupuesto base de 54,4 millones de euros.

Según informó la Subdelegación del Gobierno en Castellón, «esta planta es una actuación encomendada a Acuamed por el Ministerio de Medio Ambiente y ha sido declarada de interés general, prioritaria y urgente».

La desalinizadora se instalará en Cabanes, junto al límite del término con Oropesa del Mar. En la primera fase generará 18 hectómetros cúbicos al año de agua potable, ampliables, si el crecimiento de las necesidades lo requiere, y previa autorización ambiental, hasta el doble.