Los atascos en el Gran Premio de Cheste evidencian la saturación de las vías. ABC

Preocupa la siniestralidad en los accesos a Valencia, donde murieron 33 personas en 2000

La alta siniestralidad que el pasado año se registró en los accesos a Valencia, donde un total de 33 personas perdieron la vida en 30 accidentes, preocupa a los responsables de tráfico, especialmente en el By Pass, que registró mayor número de siniestros. Muchos de ellos se deben a la elevadísima intensidad de tráfico del anillo metropolitano, que se incrementa cada año y que las vías no están preparadas para soportar.

VALENCIA. Gema Alonso
Actualizado:

Los accesos a Valencia cada vez registran mayor intensidad de tráfico. La moda social de fijar las residencias habituales en las afueras de la capital o en localidades próximas cada año provoca que la intensidad media de circulación del anillo metropolitano de Valencia se eleve.

Según datos del Centro de Gestión de Tráfico de Valencia, la intensidad media registrada en 2000 en los accesos a Valencia fue de 498.135 desplazamientos al día, siendo el total de vehículos que circularon por estas vías durante todo el año de 182.317.481 en toda la circunvalación a la capital del Turia.

AUMENTO DE DESPLAZAMIENTOS

Si tenemos en cuenta que para el presente año se prevé un incremento de entre un 5 y un 6 por ciento sobre el total del anterior, es posible hacerse una idea de la cantidad de vehículos que circulan por estas vías y todo lo que ello representará.

Esta situación provoca cada día las tediosas retenciones en hora punta y diversos accidentes, la mayoría motivados por colisiones por alcance que, en ocasiones, son mortales.

Así, el pasado año, se produjeron un total de 30 accidentes con 33 muertos, 16 heridos graves y 19 leves.

Mientras, en la N-221 Puzol-Valencia, la CV-35 Liria-Valencia, la N-340 Alginet-Silla, la CV-36 Torrente-Valencia, la N-332 Silla-Valencia y la CV-500 Cullera-Valencia no se produjeron más de dos accidentes mortales.

Llama la atención que en la A-7 Puzol-Silla (By Pass), perdieran la vida un total de diez personas en 9 siniestros registrados en un tramo muy concreto que va desde el kilómetro 479.700 al 526,800, al igual que en la A-3 Cheste-Valencia, donde murieron siete personas en cinco percances, entre los kilómetros 344,500 y 349, tres de ellos entre este último kilómetro y antes de llegar al 350.

También se produjeron cinco accidentes mortales con otras tantas víctimas en la N-335 (V-30) Paterna-Pinedo, en los kilómetros 3,900, 9,000, 8,250, 12,500 y 12,200 en el enlace con la A-7.

Conviene recordar que se considera punto negro aquel lugar o tramo en el que se producen tres o más accidentes a lo largo del año, incluso con sólo daños materiales, analizando las características del trazado y señalización de la vía.

ATROPELLOS DE PEATONES

Los turismos siguen siendo los vehículos que se ven involucrados en la mayor parte de los accidentes registrados durante el año 2000 en la provincia de Valencia con un 63,84 por ciento, seguidos de los camiones, con un 21,77 por ciento, motocicletas y ciclomotores, con un 4,80 por ciento en cada caso, así como las bicicletas, con un 1,48 por ciento y los autobuses, con un 0,74 por ciento. El 9,87 por ciento de los accidentes fueron atropellos a peatones.

Se produce un mayor número de siniestros en días laborales (51,1 por ciento), siendo ligeramente inferior la cifra de accidentes que se producen los fines de semana (48,9 por ciento). Igualmente, hay más siniestralidad durante el día (53,95 por ciento) que durante la noche (46,05), algo que se explica por el aumento de la precaución por parte del conductor en las horas sin luz.

RETENCIONES

Es principalmente en las citadas vías de acceso a Valencia donde se suelen producir mayor número de retenciones, generalmente por la afluencia masiva de vehículos en horas punta.

Esto se complica considerablemente si las condiciones meteorológicas son adversas o si se ha producido algún accidente. circunstancia que puede provocar colas y embotellamientos de varios kilómetros.

Cuando se produce la entrada y salida de la ciudad coincidiendo con el inicio y fin de la jornada laboral y de los colegios, cualquier incidente en la vía causa colapso.

A modo de ejemplo, basta recordar la retención de diez kilómetros de vehículos registrada a primeras horas de la mañana del pasado miércoles en el margen izquierdo del cauce nuevo del río Turia, una de las vías que habitualmente sufren este tipo de incidentes, en las inmediaciones del Hospital Militar de Quart de Poblet, en dirección a la autopista A-7.

OPERACIONES ESPECIALES

También se originan retenciones como consecuencia de los distintos eventos deportivos (como el caos circulatorio en la A-3 de Cheste a Valencia debido a la celebración del Gran Premio de Motociclismo en septiembre de 1999), así como a los accesos a recintos feriales, al concentrar un gran número de usuarios en un corto espacio de tiempo sobre los mismos itinerarios.

Pero es durante las operaciones especiales del año donde se registran las mayores intensidades de vehículos, al aglutinarse en pocos días la mayoría de desplazamientos, concretamente en Semana Santa, Primero de Mayo, Verano y puentes del Pilar y de la Constitución.

En estas fechas, los puntos que registran problemas son las travesías de las poblaciones costeras, principalmente de la N-332, en la N-234 a la altura de Viver y hasta Barracas de retorno, la CV-35 de retorno desde La Eliana hasta la A-7, la confluencia de las Autovías A-7 y A-3, la carretera de El Saler, la N-221 y en particular las zonas de conexión con la ciudad de todos los accesos, motivado por la regulación semafórica .