Imagen de archivo de Enric Morera e Isabel Bonig tomada en las Cortes Valencianas
Imagen de archivo de Enric Morera e Isabel Bonig tomada en las Cortes Valencianas - ROBER SOLSONA
Política

El PP pide la reprobación del presidente de las Cortes Valencianas por su posición sobre los secesionistas presos

Los populares entienden que Enric Morera realizó manifestaciones «cercanas a la apología del delito»

VALENCIAActualizado:

El PP ha registrado este miércoles ante la Mesa de Les Corts una proposición no de ley de tramitación especial de urgencia para pedir la reprobación del presidente del Parlamento autonómico, Enric Morera, a raíz de su tuit sobre la situación penal de los políticos catalanes encarcelados.

En el escrito, el grupo popular confirma así su intención de exigir la reprobación de Morera tras el ultimátum de 24 horas que su portavoz y líder del PPCV, Isabel Bonig, le dio este lunes para rectificar.

El pasado domingo, Morera escribió en su perfil de la red social Twitter que no tenía "ningún sentido ni base jurídica mantener en prisión preventiva" a políticos, exconsellers y líderes independentistas encarcelados como Josep Rull, Oriol Junqueras, Carme Forcadell, Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Cuixart, Jordi Sànchez y Dolors Bassa.

"Es necesario buscar diálogo, acuerdos sobre la base política, no de acusación penal", añadía el presidente del Bloc (uno de los partidos integrados en Compromís) en un tuit por el que ha recibido el apoyo del president de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, y de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, también de Compromís, quienes han defendido el derecho a la libertad de expresión.

Sin embargo, Bonig señala que aunque Morera "es totalmente libre de pensar lo que considere sobre esta o cualquier otra cuestión", el hecho de ser la segunda autoridad de la Comunitat Valenciana impide que pueda "realizar manifestaciones cercanas a la apología del delito, acusar veladamente a los jueces de una supuesta prevaricación y poner en duda el Estado de derecho".

Esto, a juicio de la portavoz parlamentaria del PP, "quiebra su representatividad como cargo institucional y, con ello, su condición de demócrata".