Los podólogos recomiendan caminar por la playa descalzos desde niños, para evitar lesiones
Los podólogos recomiendan caminar por la playa descalzos desde niños, para evitar lesiones - ABC
Salud

Los podólogos recomiendan: andar descalzo por la playa evita lesiones en los niños

Una experte de un hospital valenciano enumera los beneficios que aporta para el sistema nervioso y muscular de los más pequeños

VALENCIAActualizado:

Tener cerca la playa ofrece innumerables beneficios para la salud a cualquier edad. Andar descalzo por la playa o el césped de la piscina aporta beneficios físicos y cognitivos para los niños, puesto que "favorece su desarrollo emocional, mejora su postura y evita lesiones", según la podóloga Noelia Chaqués, del Hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo.

Según la experta, durante la edad temprana los niños "tienen la sensibilidad del pie más desarrollada", por lo que "es aconsejable dejarles andar descalzos para que experimenten y desarrollen la sensibilidad al tacto y a la temperatura en diferentes superficies".

"Caminar sin zapatos mejora el desarrollo muscular del pie y ayuda a formar el arco plantar, por lo que los niños tendrán los músculos de los pies mucho más fortalecidos, así como las articulaciones, lo que permitirá a los más pequeños una mejor postura y equilibrio, evitando lesiones y facilitando la circulación sanguínea", ha afirmado Chaqués.

Otro de los beneficios es la maduración del sistema nervioso y, en consecuencia, el desarrollo cerebral. "El pie del recién nacido, con una sensibilidad mayor que la de su mano, tiene terminaciones sensitivas que son fundamentales para su desarrollo emocional", ha añadido la podóloga.

La podóloga también ha explicado las precauciones que deben tomar los padres, los cuales "deben proteger los pies de los bebés de la arena caliente y de las zonas húmedas de las piscinas y baños públicos", además de untarles los pies con crema solar "para evitar quemaduras".

"Los contagios por hongos o virus como el papiloma, concentrados en zonas húmedas, se pueden evitar con chanclas o cangrejeras que les sujeten bien el pie, pero se deben evitar las chanclas de dedos o los zuecos de plástico en niños muy pequeños, ya que no son estables", ha concluido Chaqués.