Bancada de Podemos en las Cortes Valencianas
Bancada de Podemos en las Cortes Valencianas - ROBER SOLSONA
Política

Podemos planta batalla por la tasa del azúcar a la que renunció el Consell

La formación morada aboga por la creación del impuesto sobre las bebidas azucaradas

VALENCIAActualizado:

La conocida como tasa del azúcar va camino de convertirse en una bandera de Podemos similar a la de la tasa turística. Los grupos de las Cortes Valencianas votan este miércoles en la comisión de Sanidad y Consumo la toma en consideración de una proposición no de ley sobre la elaboración de un plan integral autonómico de obesidad, nutrición y actividad física presentada por Compromís.

Inicialmente, la PNL incluía la creación de un impuesto destinado a gravar los alimentos azucarados, aunque posteriormente se ciñó a las bebidas. Al final, la coalición acabó proponiendo únicamente la «realización de un estudio sobre la necesidad y oportunidad de la entrada en vigor de un impuesto finalista», pero en una segunda fase del plan.

La rebaja de las pretensiones se producía después de que el sector se posicionara absolutamente en contra y de que el PSPV tampoco lo viera nada claro (en principio, tendría que ser la Conselleria de Hacienda la que se ocupara). La imposibilidad de que el impuesto se implantara durante la presente legislatura provocó que Compromís se decantara por posponer una cuestión que, además, iba a generar polémica antes de elecciones -algo que los socialistas evitan a toda costa-.

Los consensos dentro del Gobierno valenciano y la oposición de los empresarios es algo que, sin embargo, no afecta directamente a Podemos, por lo que han decidido plantar batalla sobre el impuesto, similar al que existe en Cataluña. La formación morada ha presentado una enmienda a la PNL en la que defienden la creación de una tasa sobre las bebidas azucaradas para dar cumplimiento a la Organización Mundial de la Salud. Otro de los puntos de su texto recoge la necesidad de fomentar una dieta saludable en los menús de comedores y centros públicos y restringir el acceso en las máquinas de vending a alimentos y bebidas no recomendables según la OMS. A ello añaden que se facilite a la ciudadanía el acceso a información veraz sobre la calidad nutricional de alimentos y bebidas.

La propuesta de Podemos no saldrá adelante en principio. Aun así, los partidos del Botánico le restan importancia al no tratarse de una ley, por lo que habrá que esperar a ver en qué materializa su reivindicación la formación morada más adelante.

Mientras, la iniciativa de Compromís, que será apoyada por los socialistas -los cuales también han presentado enmiendas-, recoge la colaboración con los Ayuntamientos para facilitar el acceso a los niños a actividades lúdico-deportivas, el impulso de campañas de sensibilización sobre hábitos de vida saludables, facilitar el acceso a alimentos sanos y ecológicos de proximidad o impulsar cambios legislativos en la publicidad destinada al público infantil que garantice un control sobre su contenido.

Del mismo modo, instan al Consell a que inste al Gobierno central a que tome las medidas necesarias para que se aplique el tipo superreducido del 4% de IVA al pescado, establecer una política de etiquetado obligatoria para diferenciar alimentos sanos de los que no lo son o impulsar una normativa que regule la publicidad de los alimentos para implementar hábitos saludables.