Diputados de Podemos, durante el debate del pasado martes
Diputados de Podemos, durante el debate del pasado martes - ROBER SOLSONA
Política

Podemos se olvida de la tasa turística y el SDDR en el Debate pero presiona con el impuesto del azúcar

PSPV y Compromís contentan a Mónica Oltra reclamando más dinero para su conselleria poco antes de la negociación de Presupuestos

VALENCIAActualizado:

Las propuestas de resolución presentadas por los grupos parlamentarios para ser discutidas este jueves en las Cortes Valencianas en el marco del debate de política general no incluyen grandes sorpresas aunque sí consideraciones relevantes. Una de ellas es la actitud de Podemos. La rebaja del tono contra el Consell durante la sesión del martes puede responder a una estrategia de guardar «munición» para los próximos plenos y negociaciones -como la de presupuestos- que están por llegar hasta elecciones y conseguir que sus reclamaciones no pasen desapercibidas en una cita tan densa. No deja de resultar llamativo, sin embargo, que hayan optado por renunciar a dos de sus «batallas» más conocidas, como son la implantación de una tasa turística y el sistema de retorno de envases (SDDR). Dos cuestiones que, además, ya fueron rechazadas por el Consell el pasado año para incluirlas en las cuentras.

En el ámbito medioambiental, la formación morada pide la revisión integral y control de la situación en la gestión de residuos, incluyendo el estado de los vertederos, las plantas y la viabilidad del cumplimiento de los objetivos europeos de economía circular, así como acabar el proceso de implantación de recogida selectiva de materia orgánica en todos los municipios de la CV antes de 2025. En cuanto al Turismo, nada se menciona más allá que se contribuya a la sostenibilidad de la actividad turística.

Por contra, sí han decidido introducir la conocida como tasa del azúcar -un impuesto sobre las bebidas azucaradas-, que ya presentaron antes del verano en una proposición no de ley. En su propuesta de resolución abogan por «combatir la obesidad» con la implantación de esta tasa, que sería finalista, «para dar cumplimiento a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud».

El dinero recaudado proponen que se destine a programas de salud y alimentación en su vertiente de promoción de la salud, prevención de la obesidad y de los trastornos de la conducta alimenticia, potenciando los recursos actuales dentro de la estrategia del plan de salud de la Comunitat Valenciana. Además, también piden realizar un seguimiento y evaluación de las consecuencias en salud de la implantación de la tasa.

Mientras desde el PSPV anticipan que lo más seguro es que rechacen el texto, desde Compromís -que presentó una iniciativa en la Cortes pero acabó desistiendo por la oposición del sector y de los socialistas- confían en poder transaccionarlo y llegar a un acuerdo para apoyarlo.

Financiación

En cuanto a las propuestas más destacadas del Consell, se encuentra la de la reclamación de un cambio en el modelo de financiación, que cuenta con un punto en el que se rechaza el déficit del 0,1% del PIB para aumentarlo al 0,3%. Precisamente un posicionamiento que enfrentó a los socios de Gobierno en agosto.

También se incluye otra en la que piden que las Cortes insten al Consell a aumentar el presupuesto en políticas de igualdad, servicios sociales e inclusión. Es decir, más cantidad de dinero para el departamento que dirige la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, a pocas semanas del inicio de una negociación de las cuentas del próximo año que no se plantea sencilla.