Fachada de la Ciudad de la Justicia en Valencia
Fachada de la Ciudad de la Justicia en Valencia - ABC
Valencia

Piden tres años de cárcel para un curandero por estafar a una anoréxica que hipotecó su casa para pagarle

La mujer entregó dinero en efectivo y se endeudó para comprar «santos» con la mediación del acusado, dedicado a la magia y el esoterismo

VALENCIAActualizado:

Un falso curandero se enfrenta en Valencia a una petición de tres años de cárcel por estafar 30.600 euros a una mujer que sufría anorexia nerviosa purgativa y que llegó a hipotecar su vivienda para pagarle por la compra de «santos» para curarla.

Según consta en el escrito de acusación para el juicio en la Audiencia Provincial de Valencia, al que ha tenido acceso EFE, el supuesto estafador regentaba un local en el barrio de Abastos de Valencia dedicado al mundo de la magia y el esoterismo, al que se dirigió la víctima para adquirir piedras y amuletos "para la limpieza del karma".

"Con estas pequeñas ventas se fue ganando la confianza de la mujer, que sufre alteraciones mentales que repercuten en su capacidad de obrar y es altamente influenciable, puesto que tiene trastornos de comportamiento obsesivos y misticismo", detalla el fiscal, que alude en su escrito al hecho de que un juzgado restringió -en 2016- su capacidad de disponer de sus bienes.

"El acusado, guiado por la finalidad de obtener un lucro ilícito a costa de lo ajeno, aprovechando las limitaciones intelectuales de la citada y su gran fanatismo religioso, a finales de 2011 la convenció de que podía curar su enfermedad, consiguiendo la protección de las 'deidades', y para ello debía adquirir un santo cuyo precio ascendía a 15.000 euros".

La víctima realizó sucesivas extracciones de efectivo de su cuenta bancaria hasta que logró disponer de una suma total de 16.500 euros, que entregó al acusado.

Con financiación

Posteriormente, el acusado convenció -siempre según el relato del fiscal- a la víctima de que debía comprar otro santo más caro, que le podía facilitar si pagaba una entrada de 10.000 euros, y dado que no disponía de más dinero en efectivo la acompañó a una financiera, donde suscribió un préstamo con garantía hipotecaria, para lograr esta cantidad.

Tras estos hechos, la víctima todavía entregó otros 4.100 euros al acusado.

La financiera alcanzó un acuerdo extrajudicial con el tutor de la víctima mediante el que pudo cancelar la hipoteca constituida para el préstamo en diciembre de 2017.

Estos hechos, en opinión de la Fiscalía, son constitutivos de un delito continuado de estafa, por el que procede imponer al acusado una pena de tres años, además de una indemnización por 30.600 euros.