Ciudad de la Justicia de Valencia
Ciudad de la Justicia de Valencia - ROBER SOLSONA
Valencia

Piden 14 años de cárcel para tres jóvenes por violar a una mujer en Manises en 2016

La víctima relata que uno de ellos la penetró en el coche, donde consumieron drogas y al que aceptó subirse para seguir la fiesta en otra población

VALENCIAActualizado:

La Fiscalía reclama una condena de catorce años y ocho meses de prisión para tres jóvenes de 22, 23 y 32 años que supuestamente violaron e intentaron robar el bolso con violencia en Manises (Valencia) a una mujer de 40 años a la que conocieron a la salida de una discoteca en junio de 2016.

El juicio por estos hechos se celebró este jueves en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Valencia, en una vista en la que solo uno de los acusados admitió haber mantenido relaciones con la denunciante, según adelanta el diario Levante-EMV.

El escrito de acusación, al que ha tenido acceso EFE, relata que los hechos se produjeron en la madrugada del 25 de junio de 2016, cuando los tres jóvenes, que habían estado en una discoteca de Quart de Poblet, se percataron a la salida de que en las proximidades se encontraba, en un banco y bebiendo cerveza, la supuesta víctima, que actualmente tiene 40 años.

Tras aproximarse y entablar conversación con ella, le propusieron trasladarse en un vehículo a otra población para continuar la fiesta en otros locales de ocio, a lo que accedió ocupando el asiento trasero derecho.

"Aturdida por la previa ingesta de alcohol y fármacos para combatir la depresión que sufría, no solo entabló conversación con los acusados, sino que aceptó esnifar cocaína que le ofreció uno de ellos", según detalla el citado escrito de acusación.

En el trayecto, los jóvenes pararon el coche en un descampado de Manises y dos de ellos, los que ocupaban los asientos delanteros, se apearon para permanecer cerca del coche.

El acusado que quedó en el vehículo, siempre según el relato del fiscal, quitó los pantalones a la víctima, se puso sobre ella y la penetró "a pesar de la clara oposición y gritos de la víctima".

Otro de los acusados la obligó a practicarle una felación y, según el escrito, la mujer, al temer que el tercero también quisiese mantener relaciones con ella, pidió apearse del vehículo para orinar, aunque entonces se vistió, cogió el bolso y huyó.

La denunciante fue seguida por los procesados en el coche y al llegar a su altura uno de ellos trató de arrebatarle el bolso sin lograrlo, de modo que los tres huyeron haciendo maniobras peligrosas con el coche y estuvieron cerca de colisionar con el vehículo en el que viajaba una pareja, que vio a la víctima con los brazos levantados y pidiendo auxilio diciendo que le acababan de violar.

Las pruebas analíticas hechas a la denunciante confirman que tomó alcohol, cocaína y fármacos tranquilizantes, mientras que la muestra biológica de semen obtenida coincide con el perfil de uno de los procesados, que tiene reconocido un grado de discapacidad del 65% por esquizofrenia.

El fiscal considera a los tres procesados autores de dos delitos de agresión sexual, de los que son responsables dos de los acusados y cooperador necesario el tercero, más un delito de intento de robo con violencia.

Solo uno admitió el delito

Reclama para los tres una pena de trece años de prisión por los delitos de agresión sexual y veinte meses por el intento de robo con violencia, además de la prohibición de aproximarse a menos de 300 metros de la víctima o comunicarse con ella durante diez años y una indemnización de 6.000 euros.

Según el citado diario, en la vista celebrada el jueves solo uno de los acusados admitió haber mantenido relaciones sexuales con la denunciante, aunque aseguró que fueron con su consentimiento y que fue ella quien tomó la iniciativa.

La supuesta víctima afirmó en su declaración que había discutido esa noche con su pareja y que había salido "para evadirse", añade la información.

Ante la pregunta planteada por la defensa de los procesados sobre el hecho de que se hallase perfil genético de otros dos varones diferentes a los procesados en su ropa interior, la mujer dijo que podían ser restos de días anteriores.