Imagen de los boinas verdes y la Guardia Civil durante una de sus intervenciones por la gota fría en Alicante - EFE
DANA

Los perros de los boinas verdes estrechan el cerco en la búsqueda del único desaparecido por la gota fría

La gota fría deja una factura de 190 millones en pérdidas y 30.000 afectados

ALICANTE Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un dispositivo contra el reloj que se ya se prolonga desde el domingo y en el que han cobrado protagonismo los perros especialistas en catástrofes de los boinas verdes.

Una unidad canina del Ejército, buzos y un helicóptero de la Guardia Civil participan este martes en la búsqueda del ciudadano holandés de 66 años que desapareció el pasado domingo al ser arrastrado por el agua en una acequia de Dolores, en la comarca alicantina de la Vega Baja.

Se trata de la única persona que aún sigue desaparecida a consecuencia de la gota fría,el episodio más catastrófico de lluvias de los últimos 140 años en Alicante, que en toda España ha dejado seis víctimas mortales, dos de ellas en la Comunitat Valenciana.

Fuentes de la investigación han informado a Efe de que los perros del Mando de Operaciones Especiales (MOE) del Ejército, más conocidos como boinas verdes, marcaron ayer dos zonas del término de Dolores, pero que los rastreos posteriores acabaron sin éxito.

Falsa alarma este lunes

Además, ayer por la tarde el helicóptero pareció ver un cuerpo flotando en la zona donde se produjo la desaparición, en la acequia del Mayayo, pero al acudir los agente a pie descubrieron que se trataba de un muñeco, al parecer un espantapájaros, que había sido arrastrado desde otro lugar.

La búsqueda continuará este martes, por tercer día consecutivo, en este municipio tan castigado por la gota fría, y también en los alrededores.

La gota fría se ha cobrado seis muertes, dos de ellas en la provincia de Alicante, la más castigada por la DANA

La desaparición ocurrió el pasado domingo sobre las tres de la tarde en la acequia Mayayo, según testigos presenciales, y la fuerte corriente lo arrastró enseguida sin que se pudiera hacer nada.