El Peñón de Ifach tapa otro de los radares SIVE y entorpece la detección de pateras
JUAN CARLOS SOLER Una lancha en la playa de Calpe, con el Peñón de Ifach al fondo

El Peñón de Ifach tapa otro de los radares SIVE y entorpece la detección de pateras

M. A. RUIZ COLL/D. MARTÍNEZ | ALICANTE
Actualizado:

Los problemas para el Sistema de Vigilancia Exterior (SIVE) de la provincia de Alicante, concebido para combatir la inmigración ilegal y el tráfico de drogas, parecen no tener fin.

A la avería en la cámara de uno de los radares, desvelada por ABC la pasada semana y confirmada hace dos días por la Guardia Civil, podría sumarse un nuevo obstáculo. Una posible «sombra» en el campo de acción del radar ubicado en Benidorm. Al menos ésa es la sospecha del PP, que la ha expresado a través de su senador Agustín Almodóbar.

El parlamentario benidormense registró en la Cámara Alta una batería de preguntas relativas al SIVE dirigidas al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Entre los interrogantes que plantea Almodóbar, se cuenta la posible existencia de dicha zona de «sombra» -en la que el radar no puede controlar el tráfico marítimo-, que afectaría al radar situado en la zona de Sierra Helada.

Ya el año pasado, una patera fue descubierta por un pesquero a escasas millas de Benidorm. Pero hay que recordar que se trata, además, de una zona especialmente sensible para el narcotráfico.

Otra barca sospechosa

Y pese a ello, según las sospechas del PP, el radar ha sido ubicado en un emplazamiento en el que el Peñón de Ifach actúa como una auténtica barrera, impidiendo que el dispositivo controle toda la bahía. Por todo ello, el senador Agustín Almodóbar ha pedido al Ministerio de Interior que le facilite los informes que se elaboraron para determinar la ubicación más adecuada para los radares.

Mientras tanto, a raíz de la llamada de un particular, la Guardia Civil descubrió en la mañana de ayer una embarcación abandonada en las inmediaciones de Punta Prima, que según los primeros indicios, podría haber sido utilizada para alijar una importante cantidad de droga.

Aunque no se trata de una planeadora, las características de la nave han levantado todas las sospechas. Se trata de una barca rígida de apenas siete metros de eslora, dotada con unos potentes motores de 225 caballos capaces de burlar a una patrullera.

La Policía Judicial busca ahora indicios para determinar si realmente fue utilizada para el tráfico de drogas, según fuentes próximas a la investigación.

De ser así, se trataría de la tercera embarcación de estas características que ha burlado el control de los radares SIVE, cuya instalación ha costado más de 8,5 millones de euros. De hecho, la barca ha sido descubierta en el mismo lugar en el que, el pasado 31 de septiembre, apareció otra planeadora abandonada que, según los indicios, transportaba también un alijo de droga.

Una cámara averiada

Aquel hallazgo se produjo, precisamente, un día después de que la subdelegada del Gobierno en Alicante, Encarna Llinares, presentara en sociedad los dispositivos de la red SIVE, que llevaban una semana funcionando (aunque sin mucho éxito). Como ha informado ABC, la cámara del radar instalado en Cabo Roig (Orihuela) lleva dos meses sin funcionar. Se averió al recibir el impacto de un rayo y, mientras se lleva a cabo la reparación, ha sido sustituida por la cámara de Santa Pola.