Los patos de Valencia se confinarán en un corral de Viveros para evitar contagios

Está previsto que en los próximos meses lleguen a la Comunidad aves de Nigeria, aunque no cisnes negros, especies en las que ya se ha detectado el virus

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

GEMA ALONSO

VALENCIA. La Concejalía de Sanidad del Ayuntamiento de Valencia ha habilitado un corral en los jardines de Viveros en el que se confinarán los 186 patos que actualmente ocupan diversos estanques y lagos en diferentes parques de la ciudad y que serán aislados para garantizar que no tienen contacto con otras aves migratorias que, procedentes de África, podrían llegar infectadas del virus que desarrolla la gripe aviar.

Así lo anunció ayer la propia alcaldesa, Rita Barberá, quien ha solicitado una reunión con los consellers de Sanidad y Territorio para coordinar las actuaciones preventivas que las dos administraciones llevan a cabo de forma cautelar tras la alarma que ha provocado la detección del virus en países cada vez más cercanos a España, algunos europeos.

Llegan aves de Nigeria

En este sentido, el director general de Investigación, Desarrollo e Innovación Agropecuaria, Eduardo Primo, señaló ayer que la Conselleria de Agricultura ha propuesto que se diseñe un nuevo plan de actuación, que permita adecuar las medidas que se están aplicando en estos momentos, en previsión de las migraciones de aves procedentes de este país africano, que se espera para los próximas semanas.

En cualquier caso, entre estas especies no se encuentra el cisne negro, que es el que ha provocado problemas en algunos países europeos, aunque los expertos recomiendan prever la llegada de aves procedentes del este de África.

Mientras tiene lugar el encuentro entre la Generalitat y el Ayuntamiento, previsto para la próxima semana, los técnicos municipales trabajan en la instalación que albergará las aves acuáticas. El corral tiene unas dimensiones de 8x20 metros, con una altura de dos metros, una profundidad de 50 centímetros y con un cerramiento superior de lona. Además, se equipará con cajas nido para atender las necesidades de crianza de las aves, que entran en su temporada de reproducción. La primera autoridad municipal recordó que Valencia fue de las primeras ciudades españolas que comenzó a tomar medidas ante la posibilidad de registrar contagios por gripe aviar, prohibiendo la venta de aves vivas en los mercados de Valencia, entre ellos la Plaza Redonda, donde este tipo de negocio es tradicional.

Igualmente, desde el 1 de septiembre de 2005 se incluyó el protocolo específico por parte de Sanidad y del Servicio de Recogida de Servicios Sólidos, tanto en la retirada de aves muertas como enfermas en las playas, puerto y ciudad, realizando un incremento de la inspección veterinaria, especialmente teniendo en cuenta que en menos de dos semanas se espera la llegada de cientos de aves procedentes de distintos lugares de África.

A pesar de la alarma ciudadana respecto a la gripe aviar, la alcaldesa recordó que la enfermedad tiene tres estadios: la detección en las aves, determinar si el ave transmite el virus al humano y finalmente el contagio de humano a humano, algo que todavía no se ha producido en ninguna parte del mundo. De esta forma, Rita Barberá quería lanzar un mensaje de calma y llamar a la tranquilidad asegurando que el Ayuntamiento está trabajando únicamente en el primer estadio, por lo que «no hay motivo para la preocupación, ya que hasta el momento no se ha registrado ni rastro del virus en todos los análisis realizados en muestras tomadas en aves de la ciudad».

Más vigilancia en el puerto

Por otra parte, el puerto de Valencia será uno de los quince puntos estratégicos de España donde se incrementarán y reforzarán los controles sanitarios , la atención al tránsito internacional de viajeros y la mejora de los servicios de vacunación internacional, con el fin de prevenir posibles casos de gripe aviar, según anunció ayer la vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega, quien matizó en Madrid que el plan puesto en marcha por el Ejecutivo no obedece en exclusiva a la amenaza de la gripe aviar, pero que indudablemente va a contribuir a mejorar su prevención

Las medidas aprobadas incluyen la ampliación del horario de inspección, que en algunos puntos será de 24 horas al día durante todo el año, lo que supondrá una ampliación de plantilla y un incremento de los incentivos a la productividad; un mayor control sobre animales de compañía y productos de origen animal, reforzándose el control de los equipajes personales de los viajeros; la mejora de la organización de los Puntos de Inspección Fronteriza, y la mejora de la coordinación entre los organismos implicados.