Imagen de la caseta en la que vivía la familia - Mikel Ponce

Niños desaparecidosLos padres de los niños muertos en Valencia: una pareja joven con problemas mentales que malvivía en una caseta

Los servicios sociales habían abierto un expediente a los progenitores

Actualizado:

Gabriel Salvador y María son una pareja joven que malvivía en condiciones insalubres con sus dos hijos (una bebé de cinco meses y un niño de tres años y medio) en una caseta abandonada de Godella, a escasos metros de la carretera que une esta localidad valenciana con Rocafort. El hombre es de nacionalidad belga y trabajaba hasta hacía un tiempo en un restaurante de Rocafort. En esa localidad vivía su mujer, miembro de una familia de la alta sociedad valenciana de la que María estaba distanciada.

Los servicios sociales, de hecho, habían abierto un expediente a la pareja por sus problemas mentales y por las condiciones en las que vivían con sus hijos. De hecho, la última persona que vio con vida a los pequeños fue una vecina que acudió a llevarles comida el miércoles horas antes de que se hallaran los cadáveres de sus dos hijos.

El suceso tiene su origen en una pelea. La mujer abandonó el domicilio a primera hora de la mañana y el hombre se quedó. Unos vecinos escucharon gritos a primera hora de la mañana y dieron la voz de alarma.

Los agentes hallaron en la casa restos de sangre en el lateral de la piscina de la vivienda –aunque no compatibles con un «hecho delictivo»– y localizaron a la madre de los pequeños. Al llegar la patrulla a la casa tras el aviso de la vecino, los agentes interrogaron al padre, que se encontraba «confundido», dejando entrever que los niños pudieran estar dentro de la piscina.

En ese momento, el padre ya aseguraba que estaban «todos muertos» y que habría sido la madre la que los habría matado. El delegado del Gobierno, Juan Carlos Fulgencio, explicaba que los interrogatorios inciales se estaban desarrollando con «poco éxito». De hecho, el padre habría llegado a declarar que la mujer pensaba «reencarnase en sus hijos en el fondo de una piscina», según apuntaron fuentes de la investigación. Con todo, la búsqueda de los niños se extendió a los pozos de los términos municipales de Godella y Rocafort después de que la mujer hablase de «resucitar» a sus hijos o de la necesidad de «bucear».

Al parecer, los padres de los menores desaparecidos presentan algún tipo de desequilibrio y vivían en una caseta abandonada de forma ilegal en condiciones deplorables. El hombre trabaja de camarero y es de nacionalidad extranjera.

La Guardia Civil estableció un dispositivo de búsqueda que permitió hallar a la mujer a mediodía cerca de la casa con la intervención de varias patrullas con perros. Estaba escondida en un bidón y presentaba «arañazos». Horas después, tras un largo interrogatorio, señaló el lugar donde estaban muertos y enterrados sus hijos y quedó detenida. Su marido está en situación de investiggado.