Imagen del nuevo faro del puerto de Valencia
Imagen del nuevo faro del puerto de Valencia - ABC
GALARDÓN

El nuevo faro del puerto de Valencia recibe un premio a la innovación por sus materiales

Entró en funcionamiento en verano de 2015 y fue construido íntegramente a base de fibra de carbono y fibra de vidrio y funciona de manera autosuficiente con tecnología LED

VALENCIAActualizado:

El nuevo faro del puerto de Valencia ha obtenido el premio a la innovación en la categoría de infraestructuras en los JEC World 2016 Innovation Awards, los galardones más importantes del mundo en el ámbito de los materiales compuestos. El premio, que será entregado el próximo 8 de marzo en París, ha reconocido la innovación tanto en el diseño como en la construcción del faro de 32 metros de altura situado en la ampliación norte del puerto de Valencia.

El faro, diseñado por el arquitecto Ignacio Pascual, director de Infraestructuras de la Autoridad Portuaria de Valencia, es el primero del mundo construido íntegramente con materiales compuestos como la fibra de carbono y la fibra de vidrio, lo que le confiere gran ligereza, con sólo 3.000 kilos peso. En este sentido, el uso de los materiales compuestos garantiza una mayor resistencia a la exposición a los ambientes marinos al no verse afectados por la corrosión, menores labores de mantenimiento y una reducción de un 20% de las emisiones de CO2 en el proceso constructivo al requerir menor desplazamiento de materiales pesados.

La nueva instalación dispone de tecnología led, lo que permite un alcance de 25 millas náuticas, con un consumo eléctrico de 70 vatios y una vida útil de 100.000 horas. Asimismo, es autosuficiente al utilizar energías renovables. En concreto, el faro incorpora diez paneles solares orientados energéticamente al sur y un aerogenerador de eje vertical, lo que contribuye a reducir significativamente su consumo energético.

Construcción

El proceso constructivo, pionero en el mundo, ha permitido reducir alrededor de un 50% la duración de las obras. Al proyecto de la APV dirigido por Ignacio Pascual se sumaron técnicos del antiguo Instituto valenciano de la construcción, Aidico y del Instituto Tecnológico del Plástico, Aimplas; ambos organismos de València Parc Tecnològic. De hecho, Aimplas aportó la asistencia técnica durante el desarrollo y la construcción de la infraestructura.

Dado que España no había desarrollado normativa en materia de construcción aplicable a «composites», se recurrió a la colaboración de la empresa proyectista Diegrist y Moreno, conocedores de las normativas alemanas e inglesas para estos nuevos materiales.

La Autoridad Portuaria de Valencia contrató la construcción de la estructura a Acciona Infraestructuras, que desarrolló cada una de las piezas en su centro de I+D de Alcobendas (Madrid). Posteriormente se montó en la planta de Acciona de Noblejas (Toledo) y se trasladó, en una sola pieza y por carretera, al puerto de Valencia en un transporte especial. El izado de la infraestructura se completó en menos de 3 horas por lo que el impacto en la operativa del puerto fue muy reducido.