Imagen de la cría de gacela Mhorr, nacida en Bioparc Valencia
Imagen de la cría de gacela Mhorr, nacida en Bioparc Valencia - BIOPARC
Animales

Nace en Bioparc Valencia una gacela Mhorr, especie extinta en la naturaleza que lucha por recuperarse

El grupo reproductor, compuesto por un macho y tres hembras adultas, está incluido en el programa EEP de conservación internacional de la especie

VALENCIAActualizado:

Una "esperanza para la biodiversidad del planeta". Así ha recibido el Bioparc de Valencia el nacimiento de una cría de gacela Mhorr, una especie extinta en la naturaleza por la acción humana y que actualmente intenta recuperarse.

La bebé es hija de Sissy, que llegó en 2014 procedente de Rotterdam Zoo (Holanda), y del macho reproductor que fue trasladado en 2015 desde el Zoo Aquarium de Madrid. El parto ha transcurrido de forma totalmente natural y ya se la puede ver mamar de su madre junto al resto del rebaño que habita en la Sabana de Bioparc, compartiendo espacio con grullas y tortugas, ha explicado el parque en un comunicado.

El grupo reproductor, compuesto por un macho y tres hembras adultas, está incluido en el programa EEP de conservación internacional de la especie. Cada año, se producen varios nacimientos y los ejemplares, al llegar a la edad adulta, son trasladados a otras instituciones zoológicas para proseguir en la recuperación de la especie. Bioparc se ha convertido en "referencia" en la preservación de la gacela Mhorr con diez nacimientos en cuatro años.

Esta gacela de esbeltas patas y un largo cuello se caracteriza por su blanco pelaje cubierto de un color castaño rojizo en su dorso y sus singulares cuernos en forma de 's'. Es la de peso mayor en la naturaleza y puede llegar a alcanzar los 70 kilogramos.

Esta especie se ha convertido en icono de conservación, pues se extinguió en su hábitat natural y comienza a reintroducirse en su entorno con cinco iniciativas en varios países.

Todos los ejemplares existentes en la actualidad en el planeta descienden de un grupo de once gacelas que el profesor José Antonio Valverde rescató del Sahara, un conservacionista conocido como el 'padre de Doñana' y que desarrolló importantes estudios ecológicos sobre diversos ecosistemas mediterráneos.