El Muvim descubre la tipografía como reflejo de cambios sociales

G. LL. | VALENCIA.
Actualizado:

El Museo Valenciano de la Illustración y la Modernidad (MuVIM) inauguró ayer la exposición «Romper las reglas. Carteles suizos de los turbulentos años ochenta», que da cuenta a través de unas 200 piezas de la ruptura estética, provocada a finales de los 70 y siguiendo los ecos del Mayo francés, respecto a la manera de diseñar denominada «estilo internacional», hegemonizada tras la Segunda Guerra Mundial y basada en la tipografía del orden. Esta muestra culmina la oferta expositiva del museo de 2008 junto a la selección «Francisco Sanz y otras figuras del Circo», informa Ep.

«Romper las reglas», comisariada por Félix Bella y Josep Monter, narra el trayecto de la Nueva Tipografía, iniciado en la Bauhaus, que siguió por la Escuela de Ulm y recaló en las escuelas de diseño de Suiza, dando lugar al llamado «estilo suizo», cuyos señas de identidad eran la legibilidad y la sencillez de la forma, basada en una tipografía ordenada, funcional y «transparente», construida sobre la rejilla y exenta de detalles.

Así, el cartel fue concebido como un medio de información objetivo y claramente organizado, en el que lo principal era la pura legibilidad. La rigurosidad y la fe en la autoridad con que el «estilo suizo» se enseñó dio lugar a un canon normativo que, con el paso del tiempo, se convirtió en dogma.

En el año 1976, Wolfgang Weingart, siendo profesor de la escuela de diseño de Basilea, se planteó si había que apoyar aún la tipografía tradicional. Sus experimentos tipográficos, tanto particulares como en sus clases, permitieron que unos nuevos autores cuestionaran la legibilidad como único criterio para valorar los tipos y apostaran por crear una nueva gama de tipografías que contuviesen carácter, expresión, alusiones y significado.

Mayo del 68

Estos cambios ocurrieron cuando los vientos del Mayo del 68 alcanzaron a la conservadora sociedad suiza y su juventud buscó espacios de expresión de sus nuevas necesidades y visón del mundo.

La exposición comienza su recorrido por los trabajos elaborados por aquellos pioneros en «romper las reglas» y continua por la obra producida por la generación de diseñadores de la ruptura agrupadas por las instituciones suizas que hicieron suyas esta nueva estética de los años ochenta.