MUJER EN LA VENTANA _ MARÍA MOLINER Palabras contra una guerra

POR MERCEDES DE LA FUENTELa mujer que escribió el diccionario más divertido y completo del castellano, según el nobel García Márquez, vivió en Valencia casi una década, aquí tuvo dos hijos y aquí

Actualizado:

POR MERCEDES DE LA FUENTE

La mujer que escribió el diccionario más divertido y completo del castellano, según el nobel García Márquez, vivió en Valencia casi una década, aquí tuvo dos hijos y aquí trabajó con libros y palabras en plena Guerra Civil con el optimismo y tesón que dedicó años después a su famoso Diccionario de uso del español.

Nacida en Aragón en 1900, María Moliner se crió en Madrid y estudió en la Institución Libre de Enseñanza, cuyos ideales de cultura y progreso social forjaron su personalidad. Estudiante y trabajadora desde joven al abandonar su padre a la familia, se licencia con premio extraordinario y oposita al Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios, siendo la sexta mujer en lograrlo. Con veintinueve años la destinan al Archivo de Hacienda de Valencia. Es culta, guapa y busca la renovación sociolcultural de su patria tanto como Fernando Ramón, catedrático de Física, pianista e hijo de campesinos, con quien se ha casado y tiene dos niños.

La pareja hace amigos como los Navarro-Alcácer o Angelina Carnicer y con ellos monta la Escuela Cossío, institucionista, en las Escuelas de Artesanos. También comparten excursiones en un novedoso Citroën y reuniones en el piso y la gran terraza familiares de Gran Vía Marqués del Turia 22, donde llegan dos nuevos hijos.

Mediante Navarro, María colabora con las Misiones Pedagógicas, destinadas a promover la lectura en el ámbito rural. Se implica a fondo. Sus allegados recuerdan la terraza casera llena de niños merendando pan con chocolate, adultos hablando de regeneración cultural y el frecuente sonar del teléfono 19 707.

Ya empezada la Guerra, le nombran Jefa de la Biblioteca Universitaria y luego de la Oficina de Adquisición de Libros e Intercambio Cultural. Mientras manda libros al Frente publica Proyecto de bases de un plan de organización general de bibliotecas del Estado e Instrucciones para organizar pequeñas bibliotecas públicas, todavía hoy referentes del buen hacer bibliotecario e imbuidos de su filosofía vital: «... probad a hablarles de cultura y veréis cómo sus ojos se abren», exhorta a los bibliotecarios rurales.

La contienda avanza, el Citroën ha sido requisado. Aunque conmovedora en su fe, María no pudo evitar que los obuses se impusieran a las palabras... o tal vez sí. El horror de la guerra y posguerra no anuló el as que guardaba en la manga: en 1946 dejaba Valencia y sus plataneros de Gran Vía pero se llevaba un montón de voces para construir un maravilloso diccionario.