María del Carmen García, en una imagen de archivo - EFE / Vídeo: Así quemó María del Carmen al violador de su hija

La mujer que quemó al violador de su hija: «Ojalá yo no lo hubiese hecho y él no hubiera violado a mi hija»

María del Carmen García, que ingresó en prisión en 2014, ha obtenido el tercer grado a nueve meses de cumplir la pena

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

María del Carmen García, la mujer que quemó vivo al violador de su hija en 2005 en Benejúzar (Alicante), salió este lunes de la prisión de Villena, donde ingresó el 8 de mayo de 2014 para cumplir una condena de cinco años. Ha recibido el tercer grado a 9 meses de cumplir la pena, el próximo agosto. Ahora, esta mujer ha hablado con el diario «Las Provincias» y ha asegurado: «Ojalá yo nunca lo hubiese hecho y él no hubiera violado antes a mi hija».

Mari Carmen mató a Antonio Cosme, «El Pincelito», el hombre que en 1998 violó a su hija Verónica, que por entonces tenía 13 años. Años más tarde, en 2005, esta mujer se cruzó con el violador, y este le dijo: «Buenos días, señora. ¿Qué tal sus hijas?». Entonces, Mari Carmen compró gasolina en una estación de servicio, roció al violador mientras este estaba en un bar y lo sumió en una llamarada con una cerilla, como relata la sentencia.

«Estoy aquí con mi Vero, ya tengo la comida en la mesa de mi casa», relata esta madre a «Las Provincias». Ahora, con su familia reunida, asegura: «Ahora solo quiero disfrutar mucho de ellos, han sido mi principal respaldo en estos meses tan duros. Pero que sepa todo el mundo que estoy bien, muy bien».

Este tercer grado implica que Mari Carmen tiene que dormir en la cárcel de Fontcalent (Alicante). «Día a día, conforme vayan pasando las jornadas, me iré dando cuenta de que todo es una pesadilla que ha quedado atrás», cuenta.

«Esperamos que podamos ver la resolución en unos meses», dijo su abogado, Joaquín Galant, el pasado lunes, quien considera además que pueda dictarse el indulto antes de terminar de cumplir la condena del próximo agosto. «El clamor ha sido total, y la sensibilidad del Consejo de Ministros debe estar predispuesto a favor de agilizar la resolución», aseguró.

Galant recordó que la familia inició el proceso del indulto, y se sumaron sindicatos, entidades feministas, la Diputación de Alicante y la propia Sección Séptima de la Audiencia de Alicante, que en la sentencia proponía un indulto para la mitad de la pena. «Pero como ganamos en parte el recurso de casación (ante el Tribunal Supremo), la Audiencia ya no apoyó tanto», dijo.