DESDE EL SUR

Serenidad y valentía

Actualizado:

RITA Barberá se carga la Mostra de Valencia por la crisis para ahorrar casi 2 millones de euros. El alcalde de Torrevieja suspende para el próximo año el Premio de Novela para que repercutan los 360.000 euros del galardón en el bienestar de sus ciudadanos. Dos medidas que han tenido una gran repercusión mediática y que demuestran que, en momentos difíciles, los políticos tienen que tomar decisiones difíciles. Así de claro. Muchos creerán que esto puede ser un brindis al sol o un acto electoralista y/o popular, pero les puedo asegurar, con conocimiento de causa, que no es así. El ejemplo más cercano para este humilde escribidor es el caso de Torrevieja. Su premio, el segundo más importante de las letras hispanas y que han conseguido autores como Zoé Valdés, Javier Reverte, José Carlos Somoza, Jorge Bucay, Gustavo Martín Garzo o Javier Sierra, cumplía este año su décimo aniversario, obteniendo ayer el galardón el gran Jordi Sierra i Fabra. Eduardo Dolón, alcalde de la ciudad, sorprende a todos anunciando que este prestigioso premio dice hasta luego, no adiós. Que se suspende hasta que la situación económica permita volver a convocarlo. Que a día de hoy, por desgracia, las necesidades de la ciudad de Torrevieja y de sus vecinos son otras. Que sus ayudas municipales únicas y pioneras en toda España para la tercera edad, para los estudiantes universitarios, para los escolares en general, y el transporte público gratuito para sus más de 105.000 empadronados son prioritarias especialmente en este momento, que no es otro que el de la triste dejadez, la desidia y el desastre de la política económica del señor Rodríguez Zapatero. Un presidente que ha dejado de ingresar en las arcas municipales de la ciudad de la sal más de seis millones de euros sin ton ni son. Igual o peor en Valencia, Madrid, Barcelona, Albacete, Almendralejo o Villarrobledo. ¡Un desastre!, que diría mi amigo Jonás.