Guillem Bertomeu - LLETRAFERIT

Es la militancia señores

«El PPCV debe de jugar de manera estratégica»

Guillem Bertomeu
Actualizado:

La militancia popular ya tiene su propio mundial interno de aquí a finales de julio. Desde la negativa de Alberto Núñez Feijóo a presentar su candidatura a sustituir a Mariano Rajoy en la presidencia del principal partido en España (algunos lo comparan con Rita Barberá, que no quiso nunca irse de ministra ni presentarse a la presidencia de la Generalitat Valenciana), se han sucedido las presentaciones a liderar la formación de Génova 13.

De los seis candidatos tenemos un valenciano de nacimiento y uno de adopción. Ambos con pocas opciones de llegar a la meta, pero es bueno reconocerles su “espenta”. José Luis Bayo ha sido el primero en presentar los avales de manera oficial, con 250 más de los que se piden. José Luis es un “verso suelto”, un outsider que se presenta como la lista de la militancia, no cuenta con apoyos del aparato y eso tiene su punto romántico, pero a la vez te hace tener un recorrido muy corto. En la Comunitat Valenciana se presentó contra Isabel Bonig y se retiró pocos días antes del congreso argumentando que no jugaba en igualdad de condiciones. Incluso presentó un recurso para considerar ilegal tal cónclave.

José Manuel García Margallo, por su parte, tiene la desventaja de su edad, 74 años, en unos momentos donde el partido pide regeneración, nuevas caras y nuevos discursos. Margallo está en política desde que en 1977 obtuvo escaño por la extinta UCD. Tiene como baza su carrera política y su formación y le penaliza el presentarse en contra de un compañero, Soraya Sáez de Santamaría, y hacerlo público en diferentes medios de comunicación. En estos momentos que el partido pide reflexión, renovación y democracia interna, es lo que menos se necesita. También tiene en contra al actual aparato, y en la Comunitat Valenciana, la propia provincial alicantina, que era su mayor baluarte, parece que mira hacia otro lado.

De los demás candidatos tenemos dos señores de Ávila, José Ramón García Hernández, que viene de la rama cristiana, y Pablo Casado, que tiene el lío de su currículum investigándose, a los que se les suman las escuderas de Rajoy, María Dolores de Cospedal, castellano-manchega, y Soraya Sáez de Santamaría, nacida en Valladolid.

Imagen de archivo de Eva Ortiz e Isabel Bonig
Imagen de archivo de Eva Ortiz e Isabel Bonig - ROBER SOLSONA

El PPCV debe de jugar de manera estratégica. Se comenta que será casi inviable que los seis candidatos lleguen al propio Congreso. Sáenz de Santamaría puede buscar confluencias con García Hernández y Casado, y más si éste último cae por una previsible imputación. La juez de su caso ya ha preguntado por su aforamiento.

Cabezas visibles de los populares valencianos, como César Sánchez, Belén Hoyo, Eva Ortiz o Miguel Barrachina, por citar algunos ejemplo, deberían de tomar posiciones para optar a vicesecretarías. Como bien dije hace algunas semanas, tiempos de crisis son oportunidades y el tiempo pasa muy rápido. La militancia del PP, por su parte tiene por primera vez la opción de elegir, de momento, de manera libre y neutral.

Guillem BertomeuGuillem Bertomeu