Carlos Mazón y Eduardo Dolón en una rueda de prensa reciente
Carlos Mazón y Eduardo Dolón en una rueda de prensa reciente - JUAN CARLOS SOLER
Política

Mazón, Dolón y Pérez, los nuevos nombres de peso en el PP en Alicante

Los populares abren etapa tras la marcha de Císcar con los alcaldes de Torrevieja y Benidorm como referentes y el poder de la Diputación

ALICANTEActualizado:

Los resultados electorales en las municipales han determinado la reorganización interna del Partido Popular en la provincia de Alicante, que abre nueva etapa con otros nombres propios al frente de la estructura: Eduardo Dolón, Toni Pérez y Carlos Mazón.

En el caso del primero, coge las riendas del partido como relevo a Pepe Císcar, que ha dimitido este lunes predicando «renovación» y voluntad de discreción aunque había sufrido algunos reveses con las decisiones que venían recientemente de Génova, como partidario que fue de Soraya Sáenz de Santamaría en su pulso con Pablo Casado. Dolón ha recuperado además el poder en Torrevieja, el tercer municipio en población de la provincia y un bastión de los populares.

Toni Pérez
Toni Pérez - JUAN CARLOS SOLER

Ya era vicepresidente en la Diputación con César Sánchez y responsable del área de Turismo, pero ahora asume el control principal de la estructura orgánica y tendrá a su lado a otro triunfador de la noche electoral: Toni Pérez. El alcalde de Benidorm es el nuevo secretario provincial del PP y se reparte asi cierta representatividad territorial norte-sur.

Contrapeso a Puig

El otro dirigente que se sitúa como figura emergente es Carlos Mazón, llamado a dirigir el principal núcleo de poder, como futuro presidente de la Diputación en virtud del pacto de su partido con Ciudadanos. Y con la misión de mantener el tono en la anterior legislatura de Sánchez como «contrapeso» de las políticas del Consell desde Valencia, tal como han puesto de relieve sin disimulos en la formación naranja.

Alejado al menos sobre el papel de estas tareas de organización del PP queda Luis Barcala, si bien parece una posición natural dado que tiene que gobernar la capital y además con especial pericia para pactar, ya que no cuenta con suficiente mayoría en el Ayuntamiento para sacar adelante sus medidas.