La Albufera de Valencia
La Albufera de Valencia - ROBER SOLSONA
MEDIO AMBIENTE

Más de 300 aves muertas y otras 64 enfermas por un brote de botulismo en La Albufera de Valencia

Hay ya dieciséis especies afectadas en el Tancat de la Pipa, aunque la mayoría de cadáveres corresponden a ánades reales

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El brote de botulismo aviar detectado hace unas semanas en el Tancat de la Pipa, en el parque natural de La Albufera de Valencia, ha dejado hasta este lunes 331 aves muertas y 64 enfermas, y un total de dieciséis especies afectadas, si bien alrededor del 80 por ciento de cadáveres corresponden a ánades reales.

Así lo ha explicado en declaraciones a Efe Mario Giménez, delegado de SEO Birdlife en la Comunitat Valenciana, organización que junto a Acció Ecologista Agró gestiona este espacio natural, donde sigue el proceso de secado para evitar concentraciones de aves y que en consecuencia se pueda dispersar la bacteria.

Giménez ha señalado que la mayoría de aves afectadas son ánades reales, de los que hay una población de entre 4.000 y 5.000 individuos en este parque donde no suele haber especies amenazadas, y también han encontrado ejemplares afectados de garceta común, cigüeñuela o cerceta común.

Ha indicado que, de las 40 hectáreas en las que hay que actuar, se ha secado ya uno de los tres filtros que componen estos antiguos campos de arroz junto a La Albufera, y luego se hará lo mismo con las dos lagunas, un proceso que espera que esté acabado esta semana, pues "se vacía más lento" de lo que les "gustaría".

La intención es que el Tancat de la Pipa permanezca seco lo que queda de verano "y como mínimo hasta mediados de septiembre", ya que mientras sigan las temperaturas altas hay más riesgo de que las aves puedan enfermar, y que con el otoño se vuelva a inundar el paraje "con un flujo de agua adecuado", ha explicado.

El responsable de SEO Birdlife en la Comunitat Valenciana ha indicado que, aunque en La Pipa no había habido nunca un brote de botulismo aviar, estos son habituales en los humedales en verano, dado que las altas temperaturas, los bajos niveles de agua y la concentración de aves los facilitan, como por ejemplo ha ocurrido en Daimiel, Doñana o El Hondo.

Ha destacado que el brote "no ha saltado a otras partes del parque, donde sería más difícil de controlar", y ha considerado que el "seguimiento continuo" que se hace en la zona ha permitido que el brote esté "bastante controlado".

Así, ha explicado que cuando detectaron dos o tres aves muertas con síntomas de intoxicación las llevaron a Centro de recuperación de Fauna 'La Granja' de El Saler, para que se determinara si se debía a botulismo o a intoxicación por pesticidas, ya que es época de tratamientos.

También ha resaltado que la rapidez en aplicar el protocolo habitual en estos casos, que consiste en "vaciar lo más rápido que se pueda" el espacio natural y proceder a retirar los cadáveres y las aves enfermas, ha evitado la propagación del brote.

Giménez ha indicado que a diario se entra en el parque para revisar si hay aves enfermas, que si se da el caso son trasladadas al centro de recuperación, o fallecidas, y entonces se procede a su incineración.