Imagen del detenido en las instalaciones de la Guardia Civil en Calpe
Imagen del detenido en las instalaciones de la Guardia Civil en Calpe - ABC
Sucesos

Mansiones y coches de alta gama: la vida de lujo en Calpe del gran estafador europeo de la carne de caballo

El holandés Jan Fasen está considerado el cabecilla del mayor fraude alimentario de Europa y dispone de recursos económicos «ilimitados»

ALICANTE Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Jan Fasen se hacía pasar por un turista más de los muchos que pasan su jubilación en las soleadas tierras alicantinas. Sin embargo, al considerado cabecilla de la trama «Hostergate», consistente en la comercialización de carne de caballo ilegal y sin los controles de trazabilidad haciéndola pasar como de vacuno, le seguía los pasos la Guardia Civil, que le detuvo la pasada semana en la localidad de Calpe. Fasen había sido reclamado por Francia por liderar la mayor estafa europea de la carne de caballo.

A este holandés, de setenta años de edad, le delató su alto nivel de vida. Vehículos de alta gama, fiestas exclusivas y una mansión en el litoral de la provincia de Alicante valorada en más de dos millones de euros, de acuerdo con fuentes conocedoras de las pesquisas, que instruye el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional a las órdenes de la magistrada María Tardón. La Guardia Civil lo deja claro: «Sus recursos económicos son ilimitados».

La detención de Fasen ha sido la culminación de «una de las operaciones más importantes coordinadas por Europol». De hecho, el fraude de la carne de caballo que se hacía pasar como de vacuno, descubierto inicialmente el año 2013 en Reino Unido, afectó a más de una docena de países de Europa, incluída España.

La operación Gazel, realizada por la Guardia Civil, supuso el desmantelamiento de una organización criminal por hechos similares y liderada también por el ahora detenido, que pese a la gravedad de los hechos investigados (blanqueo de capitales, falsificación de documento público, maltrato animal y organización criminal), quedó en libertada. Fasen no volvió a Holanda y se quedó a vivir en España, donde podía disfrutar la fortuna que había amasado.

La Benemérita no duda en calificar el caso como «la mayor estafa alimentaria de Europa». Así, la Guardia Civil recuerda que en el año 2013 saltó el escándalo al descubrirse que una importante cárnica francesa había vendido cientos de toneladas de carne de caballo haciéndola pasar por ternera y con la que se fabricaban platos precocinados como lasañas, musakas o chili.

La trama, descubierta inicialmente en Reino Unido, extendía sus tentáculos en más de una docena de países, donde algunas reconocidas marcas de comida precocinada habrían utilizado esta carne en la elaboración de millones de platos.

El dueño de la empresa cárnica francesa ha sido condenado por estos hechos junto con el ahora detenido, que actuaba como intermediario junto a otro ciudadano de origen también holandés.

Esta persona ya había sido detenida por la Guardia Civil en el marco de la operación Gazel desarrollada en julio de 2017, y se encuentra, hasta el momento de la actual detención, en libertad provisional a la espera de juicio.

De pelo cano, con gafas y el aspecto de un jubilado más, Fasen había decidido afinacarse en Calpe, una localidad en la que podía pasar desapercibido entre los miles de pensionistas europeos de alta capacidad adquisitiva que pueblan los municipios de la provincia.

La operación Gazel, desarrollada por la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil en julio de 2017, se llevó a cabo contra la organización criminal liderada por el ahora detenido y se centraba en la venta de carne de caballo no apta para el consumo humano al no estar sometida a los controles preceptivos que deben pasar este tipo de productos.

Imagen de la detención de Fasen
Imagen de la detención de Fasen - ABC

La desarticulación de esta Organización se saldó con la detención de 65 personas entre propietarios de mataderos, veterinarios y ganaderos, además del líder de la trama, el ahora detenido por reclamación de las autoridades francesas.

Los hechos por los que fue arrestado en España en el marco de la Operación Gazel son similares a los que le han hecho ser condenado en Francia por el Tribunal de Grande Instance de Paris, aunque en el país vecino solo tendrá que pagar por un delito de falsedad documental (de hecho, le restan por cumplir veintidós meses de pena).

Ante la posibilidad de que el condenado pudiese evadirse de la acción de la justicia, «dados los ilimitados recursos de los que dispone», las autoridades francesas, a través de los cauces habituales de colaboración, solicitaron de la Guardia Civil su detención, iniciándose una investigación para la localización del reclamado, produciéndose la misma en la localidad alicantina de Calpe el pasado 23 de julio.

La operación ha sido realizada por el Equipo de Huidos de la Justicia de la Unidad Central Operativa de forma conjunta con el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil.

El detenido ha sido puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional.