Imagen de archivo de unos agentes de la Policía Nacional en Valencia
Imagen de archivo de unos agentes de la Policía Nacional en Valencia - ABC
Sucesos

«Mañana mismo me voy del país»: destroza la nariz a un policía tras negarse a pagar en un hotel

El agresor trató de abonar una cuenta de 644 euros con tarjetas falsas y al ser identificado atacó a uno de los agentes

VALENCIAActualizado:

«No voy a pagar ni un duro, mañana mismo me voy del país». No abonó los 644 euros que le debía a un hotel de Valencia pero tampoco ha abandonado España porque ha pasado a disposición judicial tras ser detenido como presunto autor de los delitos de estafa, atentado a agente de la autoridad y lesiones. Los hechos sucedieron este jueves en un hotel de la capital del Turia, cuando un hombre de 26 años, de origen colombiano, intentaba realizar un pago con datos de una tarjeta que anteriormente había utilizado en otro establecimiento de Madrid.

Mientras era identificado por los agentes, pidió ir al baño y, una vez allí, le dio un cabezazo a un agente en la cara que le provocó una fractura del tabique nasal. Durante la detención intentó arrebatarle el arma reglamentaria y llegó a romper el asa de seguridad de la funda. El policía fue trasladado a un hospital de Valencia, donde fue atendido de las heridas.

El gerente del hotel había avisadfo a la Policía cuando se disponía a cobrar a uno de los clientes con los datos de una tarjeta que había facilitado en el momento de la reserva. Al intentar el cobro recibió una llamada por parte de la Comisaría de Policia Nacional de Chamberí que le advertía de que los datos de esa tarjeta ya habían sido utilizados en una estafa en otro hotel madrileño.

Los policías averiguaron que días antes un hombre había realizado una reserva en el hotel valenciano mediante el envío de un correo electrónico, en el cual especificaba el número de personas, los días de estancia y los datos de una tarjeta para el cobro, todo ello necesario para poder confirmar la reserva.

El hotel, tras la advertencia por parte de la Policía, le solicitó al cliente otro medio de pago para hacer frente a la factura, que en ese momento ascendía a 644 euros. El hombre facilitó otro número de tarjeta con filiación diferente, en este caso de una persona con pasaporte de Estados Unidos.

Los policías comprobaron que no existía nadie con esos datos, por lo que podría tratarse de una filiación falsa. Entonces, el personal del hotel le solicitó nuevamente el pago de la factura en efectivo o una tarjeta a su nombre. El cliente replicó que no tenía ningún otro medio de pago.

A partir de ahí se produjo la identificación y la posterior agresión a uno de los agentes.