La mala educación

SIETE POR SIETECONSTITUCIÓN. El 6 de diciembre de 2004 era vicepresidenta del Gobierno de España María Teresa Fernández de la Vega. Un año después, lo seguía siendo. Al siguiente, estamos ya en 2006

Actualizado:

SIETE POR SIETE

CONSTITUCIÓN. El 6 de diciembre de 2004 era vicepresidenta del Gobierno de España María Teresa Fernández de la Vega. Un año después, lo seguía siendo. Al siguiente, estamos ya en 2006, también ocupaba el mismo cargo. En ninguno de esos años, pese su condición de valenciana ahora repetidamente aireada, se la vio por su ciudad natal con el propósito de celebrar aquí el aniversario de la Carta Magna. Todo ha cambiado ahora. Ha sido darse a conocer la candidatura de MTFDL como cabeza de la lista del PSOE por Valencia y hela aquí día sí día también. Algún malpensado tendría fácil deducir que la vicepresidenta aprovecha cualquier ocasión para hacer precampaña en la tierra que la vio nacer. Esta semana ha sido para celebrar el Día de la Constitución, acto desarrollado en la Delegación del Gobierno de la Comunidad Valenciana.

PROTOCOLO. Ese mismo malpensado maliciará que de no haber mediado la condición de candidata, los asistentes a la recepción en el Palacio del Temple no habrían visto tampoco este año la juncal figura de la vicepresidenta. Ni, probablemente, se habría producido el lío protocolario, que el pasado año no ocurrió entre el entonces ministro Jordi Sevilla y el presidente del Consell, Francisco Camps. En esta efeméride al representante del Consell, el vicepresidente Vicente Rambla, se le dijo que estaba prevista su intervención para, al día siguiente, negarle el uso de la palabra.

ANTECEDENTES. De modo que se reabrió la veda para un nuevo rifirrafe institucional, continuación del precedente habido en El Vaticano con motivo del nombramiento de monseñor Agustín García-Gasco como cardenal, al igual que antes se había producido otro con la visita del secretario general de la ONU, Ban- Ki moon a Valencia. Antoni Bernabé (que, sin duda, pronunció el que será su último discurso como delegado en tal día como el Día de la Constitución), y el propio gabinete de la Vicepresidencia del Gobierno serán quienes deban dar las explicaciones pertinentes del feo hecho a Vicente Rambla. Se le impidió hablar justo a él, al tiempo que se daba la palabra a una extensa nómina de militantes y/o simpatizantes socialistas, desde periodistas a sindicalistas pasando por profesores, amas de casa, jubilados y discapacitados. O dicho del modo más gráfico, que en el Palacio del Temple habló todo el mundo menos el propio vicepresidente del Gobierno valenciano. Si un año antes no se produjo ningún roce protocolario, doña María Teresa tiene que hacérselo ver.

INFORME. Si seguimos hablando de mala educación resulta obligado hacer mención al informe PISA, que sitúa a los escolares españoles a la cola de Europa en lengua, y entre los más mediocres en ciencias y matemáticas. O sea, que el Pisa no hace sino volver a poner negro sobre blanco lo que ya sabíamos cuantos tenemos alguna relación con la educación. Que nuestros escolares, a fuerza de no leer apenas nada, ignoran casi todo y no son capaces de entender cualquier texto que les ponga ante sus ojos. Lejos de asumir la parte alícuota de responsabilidad que le correspondería al presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero ya ha dicho que las culpas hay que buscarlas en las décadas precedentes. O sea, en la Logse. Como si su propio partido no tuviese nada que ver con el desaguisado.

PATRIMONIO. El rosario de promesas preelectorales que está siendo desgranado por lo candidatos ofrece notables curiosidades. El golpe de mano de Mariano Rajoy, cuando prometió suprimir la obligatoriedad de efectuar la declaración de la renta a quienes perciban rentas salariales inferiores a los 16.000 euros, provocó un sarpullido en el candidato Z, lo que le llevó a replicar con un anuncio de supresión del impuesto de Patrimonio. Supresión que, por cierto, ya es una realidad en la Comunidad Valenciana en aplicación del compromiso electoral del presidente Camps en las pasadas elecciones autonómicas. El zapateril anuncio ha dejado con las posaderas al aire a los integrantes del grupo socialista en las Cortes Valencianas, dado que hace un mes presentaron una enmienda al proyecto de Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de la Generalitat por la que pretendían que no tuviese aplicación la rebaja del impuesto en nuestra Comunidad.

ONDAS. Pedro García, director general de RTVV, recogía el pasado martes el primer premio Ondas que se concede a nuestra televisión autonómica. Se reconocía así el magnífico trabajo desarrollado por periodistas, técnicos y demás profesionales de la casa en las retransmisiones de la America´s Cup, esas que nos han dado a conocer los intríngulis de la navegación incluso a los que somos de secano. Será, por tanto, de lo más justo y necesario que felicitemos a los compañeros y amigos.

PREGUNTA. ¿Para cuándo -«no es eso, no es eso»- una declaración de condena y repudio de los partidarios de las leyes abortistas reconociendo su culpa in vigilando a la vista de las muertes provocadas en las clínicas de Barcelona?