Las lluvias dejan atrapados a varios vehículos en Antella y cortan la CV-35

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

L . T.

VALENCIA. La «gota fría» sigue empeñada en aparecer en la Comunidad Valenciana. Las lluvias de ayer en Antella, donde cayeron hasta 68 litros por metro cuadrado en menos de una hora, provocaron el desbordamiento de dos barrancos y han dejado atrapados a varios coches en la CV-577.

Uno de los barrancos fue el de la «Font Dolça», según las fuentes, donde coches y autobuses «se han quedado en medio» de dos grandes charcos de agua entre los municipios de Antella y Gavarda, según la Policía Local de la población. La vía une la población de Antella con Gavarda y constituye el acceso principal desde la A-7 a ambos municipios.

Las precipitaciones caídas en la Comunidad durante ayer por la tarde fueron especialmente fuertes en los municipios de Serra y Antella, donde en una hora cayeron 70 y 68 litros por metro cuadrado. En Serra, anoche continuaban achicando agua de los garajes y las plantas bajas de muchas casas.

La intensidad de las precipitaciones provocó que la carretera CV-35 se cortara al tráfico, en sentido Ademuz, debido a la acumulación de agua registrada en el kilómetro 32 por las fuertes lluvias, según informaron fuentes del Centro de Gestión de Tráfico (CGT).

La mayor tromba de Valencia

Ayer se dieron a conocer más detalles sobre la tromba de agua caída en Valencia durante el pasado jueves. La tormenta dejó 28,7 litros por metro cuadrado en diez minutos, lo que supone la mayor cantidad de agua recogida en tan corto periodo de tiempo desde 1960, fecha a partir de la cual el Centro Meteorológico tiene constancia documental de precipitaciones.

En un informe del área de Climatología se informa de que el observatorio situado en Viveros también registró el día 9 el máximo histórico recogido en una hora (con 72,6 litros por metro cuadrado), la segunda mayor cantidad en dos horas (90 l/m2, solo superada por el dato de 1963) y la tercera en seis horas (111 l/m2).

Entre las 21.45 horas del jueves y las 2.45 del viernes, la Agencia Estatal de Meteorología detectó 2.270 rayos en un radio de veinte kilómetros alrededor de la capital.