Las lluvias cortan carreteras y líneas de metro y dejan sin luz a varios municipios

L. SANZ/ G. CUTILLASALICANTE/ VALENCIA. Las lluvias registradas desde el viernes en la Comunidad Valenciana se concentraron con más intensidad en las provincias de Alicante, donde se registraron más

L. SANZ/ G. CUTILLAS ALICANTE/ VALENCIA.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las lluvias registradas desde el viernes en la Comunidad Valenciana se concentraron con más intensidad en las provincias de Alicante, donde se registraron más de 157 litros por metro cuadrado en 24 horas y Valencia, donde se superaron los 100. La fuerza de las tormentas ha obligado a decretar la preemergencia en todo el litoral, a cortar carreteras, ha provocado cortes en el suministro eléctrico y ha traído de cabeza a los bomberos.

En la provincia de Valencia se recogieron 103 litros por metro cuadrado en Estubey, 76 en Bellús, 59 en Chera, 49 en Yátova o 45 en Ontinyent. El panorama en Alicante no fue mucho mejor, ya que en su capital cayeron 91 litros por metro cuadrado, 58 en Guadalest, 54 en Beniarrés o 52 en Villajoyosa.

Castellón fue la provincia donde se recogió menos agua. Allí, las lluvias se concentraron en Lucena del Cid, donde se alcanzaron los 82 litros por metro cuadrado.

Pero las torrenciales lluvias afectaron gravemente al tráfico y obligaron a cortar en ambos sentidos la carretera V-673 a su paso por la localidad valenciana de Bellreguard, la CV-683 en La Fond d´En Carrós, y, en Alicante, estuvieron cortadas durante la mañana de ayer la CV-773 a su paso por Aguas de Busot, la N-340, en Alicante, y la CV-80 en el término municipal de Castalla.

Retrasos

El agua, además, provocó cortes puntuales de suministro eléctrico en al menos una docena de poblaciones.

El servicio de metro y tranvía de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) también sufrió retrasos en Valencia capital al producirse pequeñas inundaciones en los pasos subterráneos y problemas técnicos en el metro de la Línea 3 y la Línea 5. Según fuentes de la Generalitat, estos servicios se restablecieron con normalidad sobre las 10,30 horas de ayer, principalmente en esas líneas, mientras que la Línea 4 de tranvía reanudó su servicio una hora antes, a las 9.30 horas por una inundación en el paso inferior entre las paradas de RTVV y Llarga-Terramelar.

La ciudad de Alicante y los municipios cercanos de San Juan, El Campello y Muchamiel concentraron el grueso de servicios realizados por los efectivos de Bomberos, que desde las 21.00 horas del viernes, contabilizaron más de 200 servicios -140 en la capital-, entre los que destacaron los de achiques de agua, árboles caídos, vehículos atrapados, rescate de personas y caída de tejados, cornisas y cables de alumbrado. Las filtraciones en el hospital San Juan han obligado a retrasar la cita de los pacientes que tenían consulta para mañana en el servicio de Medicina Nuclear, Radiología y Oncología. En Valencia los bomberos también se han tenido que emplear a fondo para achicar agua en el túnel que comunica Xátiva y Simat de Valldigna, y en bajos y garajes de poblaciones de L,Horta Nord y Sud. No se registraron daños. En la capital también realizaron al menos 24 achiques de agua en bajos y garajes, donde muchos coches quedaron totalmente anegados por el agua, y cuatro inspecciones en edificios donde se habían producido filtraciones de agua, aunque ninguna de ellas de gravedad. Alicante, por su parte, sí sufrió daños materiales, al derrumbarse un muro de contención de una de las calles de la ciudad por un corrimiento de tierra. A mediodía de ayer, la concejalía de Servicios y Mantenimiento había levantado un murete para modificar el curso del agua y evitar que el torrente afectara a la estabilidad de los inmuebles colindantes. En Mutxamiel se vino a bajo un edificio deshabitado.