Acceso a la Audiencia Provincial de Castellón, sede del juicio
Acceso a la Audiencia Provincial de Castellón, sede del juicio - ABC
Oropesa (Castellón)

Juzgan a dos policías acusados de lesionar a un extranjero y falsear su informe

Los agentes niegan que golpearan al inmigrante ilegal y alegan que la herida se la hizo al resistirse y caer al suelo

VALENCIAActualizado:

La Audiencia Provincial de Castellón ha juzgado este miércoles a dos policías nacionales acusados de lesionar en Oropesa a un extranjero que estaba en situación irregular en España y falsear la nota sobre la que se hizo el atestado, que posteriormente ratificaron. Ocurrió en las dependencias de la Policía Local de este municipio en 2016.

Ambos agentes han declarado que cuando comunicaron al hombre que iba a ser detenido por su situación irregular e iban a ponerle los grilletes, se resistió y cayó al suelo, donde se hizo una herida. Uno de los policías ha negado los hechos: "En ningún momento se le golpeó", ha declarado.

El fiscal, que ha modificado la petición de condena en sus conclusiones definitivas, solicita para los acusados cuatro años de prisión por falsedad en documento oficial, en concurso ideal con acusación y denuncia falsa y otro de falso testimonio; una multa de 600 euros por un delito leve de lesiones; y cinco años y seis meses de prisión por detención ilegal. Así mismo, ha suprimido la responsabilidad civil al no reclamar nada la víctima.

El ministerio público mantiene en su escrito de acusación que los acusados se desplazaron el 8 de agosto de 2016 a las dependencias de la Policía Local de Oropesa para comprobar la situación administrativa de un joven y, tras comunicarle que le iban a detener por estar de forma irregular en España, este, en un acto reflejo se echó hacia atrás, momento en que los agentes "de manera totalmente desproporcinada y sobre pretexto de una supuesta resistencia" procedieron a reducirlo y cayó al suelo.

Una vez inmovilizado y engrilletado, el fiscal sostiene que uno de los acusados le propinó un golpe en la cabeza, ocasionándole lesiones. A raíz de lo anterior, este mismo policía redactó una nota interior, suscrita también por el otro acusado, en la que, "a sabiendas de su inexactitud", manifestó que tras comunicarle al hombre que iba a ser detenido, este se mostró "muy agresivo", resistiéndose activamente a su detención, con gritos y empujones violentos hacia los policías, por lo que tuvieron que reducirlo en el suelo y detenerlo por un presunto delito de resistencia y desobediencia.

Supuesta resistencia

El ministerio público señala que, en base a dicha nota, se confeccionó el atestado, imputándole al detenido un presunto delito menos grave de resistencia y desobediencia, tramitado en un procedimiento de juicio rápido sin detenido, lo que dio lugar a que, "de manera totalmente injustificada", la detención se prolongara desde las 17.30 horas del 8 de agosto hasta que se le puso en libertad, a las 13.35 horas del día siguiente.

Posteriormente, al prestar declaración en el juzgado instructor, como testigo en dicho juicio rápido, uno de los acusados y subinspector del Cuerpo Nacional de Policía dijo, "a sabiendas de su inexactitud" que, mientras comprobaban su situación administrativa, el hombre, con aspavientos, manifestó que quería marcharse, le empujó, gritó y forcejeó con ambos agentes, por lo que tuvieron que reducirlo tirándolo al suelo, mientras que el otro policía señaló que dificultó su detención y que, como no podían engrilletarle, lo llevaron al suelo para reducirlo.

Ante todo lo anterior, el ministerio fiscal formuló un escrito de acusación imputando al detenido un delito de resistencia. Al prestar declaración como testigos en el acto del juicio oral, ambos ratificaron íntegramente el atestado. El ministerio público retiró la acusación a la vista del resultado de la prueba practicada y el inmigrante fue absuelto.

Dos agentes de la Policía Local de Oropesa también han manifestado que el detenido se resistió a la detención. En su derecho a la última palabra, uno de los acusados ha señalado que "siempre" ha considerado que su trabajo estaba "bien realizado" y que en ningún momento ha tenido intención de perjudicar al detenido.

«Se puso nervioso»

Uno de los acusados ha señalado que el joven que estaba en situación irregular en España se fue poniendo nervioso y que, cuando le comunicaron que sería detenido por infracción a la Ley de Extranjería e iban a proceder a engrilletarle "se resistió, braceó y empujó, y se puso rígido", impidiendo su detención, hasta que cayó al suelo. El agente ha señalado que estaba "muy violento", por lo que pidieron un vehículo uniformado con mampara para protegerse.

Posteriormente, lo llevaron al Hospital General, donde le pusieron "dos tiritas", según el acusado, quien ha asegurado que "en ningún momento se le golpeó".

El segundo acusado ha declarado en términos similares a su compañero y ha aclarado que cuando el otro acusado redactó la nota le preguntó a qué se refería cuando escribió "empujones violentos", y ha subrayado que entiende que se refería al forcejeo. Este agente ha manifestado que el detenido "en ningún momento acometió hacia nosotros ni intentó agredirnos, y fue cuando íbamos a detenerle cuando se resistió".

Por su parte, la víctima ha declarado que se cayó al suelo después de que los agentes le cogieran de las piernas y que no le golpearon, mientras que ha añadido que él no opuso resistencia, no intentó agredirles, ni les empujó.