El acusado del crimen, Miguel López, en el concesionario de coches que regentaba, donde murió su suegra de dos tiros en la cabeza
El acusado del crimen, Miguel López, en el concesionario de coches que regentaba, donde murió su suegra de dos tiros en la cabeza - JUAN CARLOS SOLER
Alicante

El juicio por el crimen de la viuda de la CAM se celebrará en una sala con más aforo

El caso ha despertado gran expectación y habrá un centenar de butacas para las 17 sesiones con 91 testigos y peritos

ALICANTE Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El juicio con jurado popular por el crimen de María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la antigua Caja del Mediterráneo (CAM) Vicente Sala, se celebrará en una sala especial ante la necesidad de un mayor aforo por la expectación que ha despertado el caso.

El único procesado por el crimen es el yerno de la víctima, Miguel López, a cargo de la gestión del concesionario en el momento en el que se produjo el homicidio.

La sesión se desarrollará a partir del 14 de octubre en el Palacio de Justicia de Benalúa y no en las instalaciones de la Audiencia Provincial para contar con más espacio, concretamente un centenar de butacas en la sala de vistas número 3 de la calle Pardo Gimeno, destinado a los juzgados de las jurisdicciones Contencioso-Administrativa y Social.

El juicio arranca el 14 de octubre y está previsto que se prolongue durante 17 sesiones hasta el 7 de noviembre con la comparecencia de hasta 91 testigos y peritos, además de una inspección ocular al lavadero del concesionario de vehículos en el que tuvo lugar el suceso.

María del Carmen Martínez falleció en la noche del 9 de diciembre de 2016 tras recibir dos impactos de bala en la cabeza cuando iba a retirar su vehículo de dicho lavadero.

Tanto la Fiscalía como la acusación particular, ejercida por el hijo mayor de la familia Sala, Vicente Sala Martínez, solicitan para el yerno López una pena de 24 años de prisión al considerarlo responsable de un delito de asesinato.

Su defensa, por su parte, pide su libre absolución al considerar que la investigación por la que se le incrimina se basa en meros indicios sin validez probatoria.