Imagen de archivo de la Audiencia Provincial de Alicante
Imagen de archivo de la Audiencia Provincial de Alicante - JUAN CARLOS SOLER
Tribunales

A juicio por aparcar sin freno de mano

El coche del procesado se movió por la inercia de su propio peso y acabó arrollando mortalmente a una transeúnte en Alcoy

ALICANTEActualizado:

Un conductor será juzgado por una imprudencia al dejar supuestamente estacionado su vehículo sin frenar, lo que propició que éste se moviera por la inercia de su propio peso y acabara arrollando mortalmente a una transeúnte en Alcoi (Alicante).

La fiscalía solicitó inicialmente para él, en un escrito de acusación al que ha tenido acceso Efe, el pago de una multa de 2.700 euros y diez meses de privación del derecho a conducir vehículos a motor.

Los hechos ocurrieron sobre las 20.00 horas del 26 de noviembre de 2016, cuando el acusado dejó estacionado su vehículo, que tenía el seguro en regla, en la avenida de Elche de la localidad alcoyana.

Según el ministerio público, aparcó el coche y no accionó el freno de mano ni dejó puesta marcha alguna, pese a que la calle tenía una ligera cuesta.

El turismo acabó desplazándose poco después por su propio peso y atropelló mortalmente a una mujer de unos 60 años que transitaba a esas horas por la zona.

El juzgado de Alcoi que instruyó la causa la ha remitido recientemente a uno de lo Penal de Alicante para la celebración del juicio.

Sin embargo, ese último órgano podría rechazar su competencia sobre el asunto y devolverlo a Alcoi, según fuentes judiciales, pues el conductor solo está acusado formalmente de un delito leve (antigua falta), cuyo enjuiciamiento corresponde a los juzgados de Instrucción.

Aunque el juzgado alcoyano tramitó inicialmente este accidente como un delito de homicidio por imprudencia penado con prisión, la Fiscalía aceptó en su día, tras un recurso de la defensa, rebajar la gravedad de los cargos.

A pesar de ello, pidió al juzgado que mantuviera la competencia de los juzgados de lo Penal sobre el proceso porque la acusación particular, que ejercían los herederos de la fallecida, podía seguir sosteniendo la existencia de un delito de homicidio por imprudente.

El escrito de acusación de la familia de la víctima no fue admitido finalmente a trámite porque se presentó fuera de plazo, por lo que la única acusación ahora, la de la Fiscalía, se ciñe a un delito leve por una imprudencia menos grave.