Imagen de archivo de Alejandro Soler
Imagen de archivo de Alejandro Soler - JUAN CARLOS SOLER
Tribunales

Una juez cita a dos altos cargos de Pedro Sánchez por una querella por malversación y prevaricación

El juzgado admite a trámite una denuncia del PP que los populares encuadran en la trama de financiación del PSOE valenciano

VALENCIAActualizado:

Un juzgado de Elche ha citado para que declaren en calidad de querellados por malversación a dos altos cargos del Gobierno de Pedro Sánchez. La querella va dirigida contra el exalcalde ilicitano socialista Alejandro Soler -actual director general de la Sepes- por la venta de un solar del polígono de Torrellano a la empresa Hospimar, relacionada con la investigación de la supuesta financiación irregular del PSPV-PSOE y Bloc en 2007 y 2008. También ha sido citado a declarar el director de la Oficina de la alta comisionada para la Agenda 2030, Federico Buyolo, exconcejal en el Ayuntamiento de Elche.

La querella por los presuntos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos ha sido presentada por la número dos del PPCV, Eva Ortiz, en el juzgado de Instrucción número 1 de Elche, que la ha admitido a trámite.

Además de Soler, la jueza María Inmaculada Gabarrón ha citado como querellados a los entonces concejales socialistas de la ciudad Federico Buyolo, Emilio Martínez y Alejandro Pérez, y también a Ángeles Candela (edil de Compromís) y a los trabajadores municipales del área de urbanismo Jorge Llopis y Santiago Luis Ule.

Martínez, Ule y Martínez deberán comparecer en el juzgado el 5 de febrero de 20189 y el resto al día siguiente "a fin de recibirles declaración con instrucción de sus derechos", según recoge el auto.

Fuentes conocedoras del caso han señalado que los hechos se remontan al periodo 2007 y 2008 cuando el ayuntamiento era propietario de un solar en Torrellano que acabó siendo vendido directamente a Hospimar a través de la sociedad pública municipal del suelo Pimesa, con el fin de levantar el Hospital de Elche, del grupo IMED y que funciona en la actualidad.

Para los querellantes, el ayuntamiento debería haber sometido a pública subasta la enajenación del suelo pero lo que hizo fue aportarlo al capital social de Pimesa.

De este modo, creen que la empresa de promoción del suelo podía venderla directamente a un precio pactado que los querellantes consideran que estaba por debajo del mercado.

"Finalmente, Hospimar pudo obtener el solar que había solicitado a un precio muy inferior de mercado y construir el Hospital de Elche, del grupo IMED, investigado por la presunta financiación irregular del PSPV-PSOE y Bloc Compromís", según las mismas fuentes.