Isabel Bonig y Pablo Casado, durante el congreso de Empresa Familiar celebrado en Valencia
Isabel Bonig y Pablo Casado, durante el congreso de Empresa Familiar celebrado en Valencia - MIKEL PONCE
Política

Isabel Bonig ya ha trasladado a Pablo Casado su candidato para la alcaldía de Valencia

La presidenta del PPCV ha comunicado su propuesta de independiente al líder popular, quien tendrá ahora la última palabra

VALENCIAActualizado:

«Se escuchará la propuesta de la dirección regional para la alcaldía de Valencia», aseguraba el vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, durante su última visita a la ciudad. Y parece que efectivamente así ha sido. Ante la eterna espera para desvelar la lista de uno de los ayuntamientos más importantes que pretenden recuperar los populares, fuentes del partido comentan que Isabel Bonig ya ha comunicado su candidato favorito a Pablo Casado.

Ambos dirigentes mantuvieron un mini encuentro con motivo de la participación del líder del PP en el Congreso Nacional de Empresa Familiar celebrado la pasada semana en Valencia. Compartieron trayecto desde el aeropuerto al Palacio de Congresos tanto de ida como de vuelta y tuvieron tiempo para abordar diversas cuestiones. Una de ellas fue el cabeza de cartel, aunque sin cerrar nada al respecto.

Pero, al parecer, la propuesta de Bonig ya está encima de la mesa. Y se trata de un independiente, preferencia que no ha ocultado puesto que considera que la lista ha de tener «tirón». De hecho, este perfil de personas de la sociedad civil no lo quiere únicamente para número uno, sino para que integren más puestos de la candidatura. Es decir, que podría haber verbalizado más de una opción.

La presidenta del PPCV tiene el convencimiento de que debe ser una apuesta atrayente y renovada pese al riesgo que conlleva. Primero, porque no parece tener mucha venta en Génova, donde en principio se decantan por gente del partido. Segundo, porque muchos cargos y militantes que han trabajado desde las sedes entienden que existen personas capacitadas dentro de la formación.

Los problemas no se quedan ahí, ya que Bonig se ha encontrado con rechazos en su proceso de tanteo. No todo el mundo está dispuesto a dejar su trabajo para entrar en política en un momento de descrédito de esta actividad ni a lidiar con los enfrentamientos internos del partido o con la responsabilidad orgánica.

Los perfiles de los que siempre se ha hablado son el social y el empresarial. Los nombres que han venido circulando son el del director de Cáritas, Ignacio Grande, el del presidente del Levante UD, Quico Catalán (e incluso el de su hermano Alberto Catalán); o el del expresidente del Consell Jurídic Consultiu Vicente Garrido. Otro de los que ha llegado a sonar últimamente por los mentideros populares es el de la fiscal Sandra Bonet, conocida por su trabajo en el caso del accidente de metro ocurrido en Valencia en 2006. Esta posibilidad, sin embargo, fue negada rotundamente por la dirección regional.

González Pons, más lejos

El nombre definitivo sigue en el aire. Si hace algunas semanas muchas voces daban por hecho que el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, sería el ungido por Casado, la situación de María Dolores de Cospedal ha provocado un vuelco. El anuncio de abandonar sus cargos después de que se desvelaran encuentros con el excomisario Villarejo desactiva las opciones de la exministra de encabezar la lista de Europa como se venía especulando. Lo cual vuelve a situar a González Pons en este puesto.

La dirección nacional tendría que recurrir entonces a un perfil más bajo para Valencia, sobre todo en grado de conocimiento. Los movimientos del diputado autonómico Vicente Betoret y, todavía mucho más evidentes, del presidente de la gestora en la ciudad, Luis Santamaría, no pasan desapercibidos. Sin ir más lejos, Santamaría seguirá este mismo jueves realizando promesas electorales, esta vez en materia de atención a las personas mayores.

Otros cargos como el portavoz del PP en el Consistorio, Eusebio Monzó (persona de confianza de Bonig), esperan pacientes a tener noticias. También la parlamentaria María José Catalá, a quien algunos situaban de número dos con González Pons. Enero es el mes marcado en rojo para desvelar la decisión que tomará Casado.