Inversiones millonarias en Russafa

Russafa está viviendo ya en la actualidad el principio de un proceso de transformación y revitalización que convertirá a este barrio de la ciudad en un referente de calidad de vida. Gracias al trabajo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Russafa está viviendo ya en la actualidad el principio de un proceso de transformación y revitalización que convertirá a este barrio de la ciudad en un referente de calidad de vida. Gracias al trabajo conjunto del Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat Valenciana, Russafa va a ser receptora en los próximos años de fortísimas inversiones, contempladas en el Plan Riva de Russafa, y que superan los 60 millones de euros.

Haremos aparcamientos subterráneos y otros servicios públicos que necesitan los vecinos de Russafa. Hemos adquirido ya la práctica totalidad del suelo necesario para la construcción del colegio en la calle Puerto Rico, y estamos diseñando equipamientos públicos, como un centro de salud, un polideportivo y un centro de servicios sociales, que ubicaremos en los patios de manzana.

Se renovarán aceras, calzadas y mobiliario urbano de todo el barrio, empezando por el eje Cuba-Puerto Rico, con unas obras que están a punto de adjudicarse; y se plantarán nuevos árboles en esa reurbanización.

Y a las ayudas a la rehabilitación que ya concedemos desde el Ayuntamiento podrán sumarse en breve las fuertes subvenciones que dará la Generalitat a los vecinos del barrio que quieran mejorar sus viviendas, como consecuencia de la declaración de área de rehabilitación integrada concertada.

Pero además, el barrio será el principal beneficiario, antes de dos años, de la ampliación de la red de Metro Valencia, con tres nuevas estaciones de la T2 en su entorno -calle Alicante, General Urrutia y Reino de Valencia-, que permitirá conectar Russafa con el resto de líneas de metro.

Y por si esto fuera poco, las obras del Parque Central, cada vez más cerca, beneficiarán de forma especial a Russafa, cuyos vecinos podrán disfrutar a pocos metros de sus casas de un gran parque, con una extensión superior a Viveros, y con la regeneración urbana de una zona en la que desaparecerán todas las barreras creadas como consecuencia del paso de los trenes hasta la Estación del Norte.