«El intérprete es el mejor síntoma de cómo se está desarrollando el sector de la música contemporánea»

El 27 de septiembre comienza XVII Festival de Música Contemporánea de Alicante, con un nuevo responsable al frente, Jorge Fernández Guerra. El compositor madrileño se hizo cargo el pasado mes de febrero de la dirección del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (CDMC), organismo del que depende el festival alicantino. Fernández Guerra, que se enfrenta a la primera prueba de su gestión, explica a ABC algunos de los puntos principales del encuentro de música contemporánea.

MADRID. Susana Gaviña
Actualizado:

Bajo el título «Alicante año uno», y el subtítulo «El intérprete ante la música contemporánea», se desarrollará -entre el 27 de septiembre y el 7 de octubre- la edición número diecisiete del encuentro de música contemporánea más importante de la geografía española, el Festival de Alicante. Jorge Fernández Guerra, sucesor de Consuelo Díez al frente del CDMC, es el responsable de la programación de esta nueva edición.

-¿Por qué el nombre de «Alicante año uno»?

-He elegido ese nombre porque consideré que era muy importante marcar con un símbolo la idea de que el festival entraba en un nuevo siglo e indicar que todo eso que conocemos como música contemporánea es un fenómeno muy viejo, que tiene prácticamente ochenta años, y que contiene una contradición en sus propios términos.

EL MUNDO DE LOS INTÉRPRETES

-¿Cuál es la filosofía de la programación?

-El principal argumento es una mirada sobre el joven intérprete. Esto se debe a varios motivos. El primero de ellos es que creo que el momento actual de la creación musical no está marcado por rupturas muy perceptibles para el público. Puesto que hoy por hoy ya es muy difícil que un festival de música contemporánea se centre en una determinada corriente, me parecía muy adecuado hacer una especie de tabula rasa centrada en el mundo del intérprete que es quien resume la mayor parte de las contradicciones de su sector, y también de su riqueza. Casi me atrevería a decir que es como el filtro. Los intérpretes que se dedican a un género tan difícil, como es el contemporáneo, son el mejor síntoma de cómo se desarrolla ese sector.

-¿Cómo es el panorama español en este aspecto?

-Muy bueno, porque estamos hablando de un país que produce grandes intérpretes, pero a los que casi no se les deja madurar porque en cuanto los músicos pasan un grado de alto nivel profesional son absorbidos. Creo que después de las renovaciones producidas en España, temporadas de ópera, festivales, etc..., la música contemporánea está empezando a emerger aunque de una manera desigual. Por ejemplo, el grupo instrumental de Valencia tiene un gran nivel; también hay que mencionar la profesionalidad del Festival de música contemporánea Ensems de Valencia, con más de dos décadas de existencia. Otro de los grupos que hay que destacar y que va a pariticipar en Alicante es el Spanish Brass Luur Metalls. Hasta ahora nunca se había conseguido que un grupo de cámara dedicado a este tipo de música de riesgo este profesionalizado y viva sólo de eso. Por eso me parece importante que se hable de ello aquí y sobre todo que se vea el sector musical a través de estos grupos.

-Otro de los grandes protagonistas de este encuentro es la Joven Orquesta Nacional de España (Jonde).

-La Jonde también era una asignatura pendiente -creo que no había venido todavía a estos encuentros-, y desde luego entra de lleno en esta filosofía de la que estamos hablando. La Jonde, que lleva desde el día 12 de septiembre trabajando en la Universidad de Alicante, participará en tres de los doce conciertos. Y aunque es el único conjunto que no está especializado en música contemporánea, de hecho no existe ninguna orquesta sinfónica en el mundo que esté especializada en él, sin embargo, por la edad y el espíritu de sus miembros entra de lleno en lo que es una cantera musical.

-¿Con qué prespuesto ha contado el festival?

-Es difícil de valorar porque ha contado con varias colaboraciones (el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del Inaem; la Fundción Autor, y diversos organismos de Alicante, como el Ayuntamiento o la Caja de Ahorros). Algunos de ellos hacen su aportación en especies como el Teatro Arniches o la presencia del Festival Ensems... Pero haciendo un cálculo bruto podríamos habla de unos 60 millones.

ABIERTO A LA CIUDAD

-Este año no hay danza, ni tampoco ópera...

-Este año hay un aspecto de economía y de replanteamiento. Se ha reducido sólo a música y eso también ha determinado los escenarios que vamos a utilizar como son el Teatro Principal, para los actos de más relieve, mientras que para la música de cámara (que antes se hacía en el Auditorio de la Caja de Ahorros -ahora en obras-) se usará el Teatro Arniches, que tiene un punto de alternativo. También utilizaremos la Plaza Nueva.

-¿Es una manera de implicar de lleno a la ciudad de Alicante?

-Siempre ha estado implicada porque muchos de los espectáculos se han desarrollado en castillos -el de Santa Bárbara, en la Isla de Tabarca-, pero nos apetecía recomponer el tejido del festival desde el mismo centro de la ciudad, para que el alicantino empiece a pensar que el festival es suyo. También están las colaboraciones que amplían la oferta del festival, como son la Universidad de Alicante -música electroacústica, instalaciones, un curso de piano-.

-El festival se ha preocupado también por el público joven...

-Hemos encontrado un nuevo socio como es la Diputación de Alicante, a la que habíamos propuestos hacer espectáculos para jóvenes cp,p «La Forge», un espectáculo muy sui géneris en el que se ha llevado a cabo la musicalización de películas de dibujos animados, realizada por unos músicos franceses especializados en la improvisación, el jazz... y la música contemporánea. Es muy asequible como música pero al mismo tiempo está muy bien elaborada. La Diputación lo acoge en una de sus salas y se ocupa de su difusión, que puede alcanzar hasta 5.000 jóvenes y niños.

-También hay varios estrenos absolutos...

-Menos de los que yo hubiera deseado, pero no ha habido tiempo suficiente desde mi incorporación. En total hay ocho: cuatro, dentro del apartado musical, y otros cuatro en el de electrónica y creación radiofónica. +