Una agente trabajando en el caso de los dos estudiantes
Una agente trabajando en el caso de los dos estudiantes - ABC
Valencia

Imputados dos universitarios por hackear el sistema para subirse la nota

Los estudiantes usaron un software para acceder a las cuentas personales de 40 profesores

VALENCIAActualizado:

Dos estudiantes de la Universitat Politècnica de València (UPV) han sido citados a declarar en un juzgado en calidad de investigados por haber hackeado el sistema informático para subirse las notas, un fraude por el que los responsables académicas les abrieron un expediente por falta «muy grave».

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), ambos deberán comparecer el próximo 12 de febrero en el juzgado de instrucción número 14 de la ciudad de Valencia para declarar como investigados por la supuesta comisión de un delito informático cuya modalidad todavía está por concretar.

El magistrado está a la espera de recibir un informe policial sobre la actividad de ambos estudiantes, cuyo expediente académico se encuentra suspendido hasta que se resuelva esta vía penal.

Ambos estudiantes, de 20 años de edad, fueron detenidos en abril de 2018 por acceder ilegalmente al sistema informático y cambiar sus notas. Los jóvenes usaron un software "keylogger" para acceder a las cuentas personales de unos 40 profesores y modificar las calificaciones.

Varios delitos

Ambos estudiantes fueron detenidos por la Policía Nacional como presuntos autores de los delitos de acceso ilícito a datos y programas informáticos, daños informáticos, descubrimiento y revelación de secretos, usurpación de estado civil y falsedad de documento público.

Los jóvenes, sin antecedentes judiciales, fueron puestos en libertad después de prestar declaración en sede judicial.

La Universidad abrió entonces un expediente administrativo para esclarecer los hechos, que ha sido remitido recientemente al juzgado y que señala que la institución ha comprobado que ha habido un "acceso fraudulento" a las actas.

Esto, de acuerdo con la normativa que rige en las universidades, significa una "falta administrativa muy grave" y que podría suponer incluso la expulsión.

No obstante, la universidad esperará a que el titular del juzgado decida si estos estudiantes han podido cometer, además, un delito, según informaron recientemente fuentes de la UPV.