Alumnos en clase en un centro educativo de la Comunidad Valenciana
Alumnos en clase en un centro educativo de la Comunidad Valenciana - JUAN CARLOS SOLER
Educación

Impulsan una campaña para que los padres exijan libros de texto en castellano

«Hablamos Español» facilita a las familias un documento tipo para reclamar a cada centro escolar la lengua vehicular «materna» para sus hijos

ALICANTEActualizado:

La organización «Hablamos español» ha iniciado una campaña para facilitar a las familias que así lo prefieran que soliciten en los centros educativos que se impartan asignaturas en castellano y contar con el material escolar (libros) en esta lengua vehicular «materna» para sus hijos, y que puedan hacer los exámenes también en este idioma oficial.

«Estamos muy preocupados por la deriva que está tomando la imposición lingüística en la Comunidad Valenciana, tanto en el ámbito de la administración, donde el español va desapareciendo, como en el de la Educación, que es el que afecta de una manera más dolorosa a las personas», denuncian.

Asimismo, aseguran que hay malestar en muchas familias por este asunto: «Ahora que el curso escolar ya ha comenzado, muchos padres que desconocían en qué medida este problema iba a afectar a sus hijos, se dan cuenta de que el español ha desaparecido de una manera considerable de los libros de texto y, por lo tanto, de las asignaturas de sus hijos».

Les llegan consultas de padres «todos los días, generalmente preguntan si es legal el reparto de asignaturas por idioma en el centro de enseñanza de sus hijos».

Por eso, en paralelo a la campaña de apoyo a una Ley de Libertad de Elección Lingüística a nivel nacional, que dotaría de un sistema «homologable al de los países con más de una lengua oficial», Hablamos Español va a poner en marcha campañas y acciones que ayuden a paliar esta «lacra que tanto afecta a los niños cuya lengua materna es el español».

Argumentos legales

Una de estas iniciativas ha arrancado ya con la distribución entre la comunidad educativa de un documento o plantilla tipo con el que los padres pueden pedir en los colegios de sus hijos que les permitan usar los libros de texto en español, y expresarse en este idioma en pruebas y exámenes.

«Consideramos que la Ley 4/2018, obliga a los profesores a impartir las asignaturas en una determinada lengua, pero no así a los alumnos, que en el caso de los que tienen el español como lengua materna, se verían beneficiados y podrían paliar en parte los efectos de esta injusta y poco pedagógica prohibición de estudiar en su lengua materna», argumentan.

También han abierto un correo (denuncia@hispanohablantes.es) donde a partir de se recogerán denuncias por «discriminación lingüística y adoctrinamiento».

A través de la campaña #NiQuietosNicallados Hablamos Español buscan «animar a los padres a reclamar sus derechos. Mientras no se consiga cambiar la legislación discriminatoria para con los hispanohablantes, Hablamos Español aprovechará el más mínimo resquicio legal para mejorar la situación de los niños cuyas familias prefieren educación en español, acogerá a los padres indignados, y canalizará el descontento de la comunidad educativa que no comulga con las políticas lingüísticas nacionalistas».

En el citado documento, se hace constar que las familias «tienen derecho a conocer el contenido del proyecto lingüístico de centro, así como del resto de la programación anual de centro y, si lo consideran oportuno, recurrir a las instancias oportunas si, a su vez, consideran que no se ha respetado la normativa vigente».