Iberdrola blindará Valencia contra apagones como el de Gerona
Compactación de las subestaciones de Beniferri y Fuente de San Luis

Iberdrola blindará Valencia contra apagones como el de Gerona

Una red mallada de alta tensión y nuevas subestaciones eléctricas garantizarán el sumistro contra eventuales incidencias

X. MORET | VALENCIA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Evitar a toda costa una situación de caos como la sufrida en Gerona a raíz de un fallo en el suministro eléctrico. Ése es el objetivo por el que Iberdrola ha iniciado, junto con Red Eléctrica de España (REE), la construcción de nuevas infraestructuras eléctricas en la ciudad de Valencia. Estas infraestructuras impedirán que la capital valenciana sea escenario de una situación de caos como la que han vivido durante los últimos días varios municipios de Gerona, donde 220.000 personas se vieron afectadas por interrupciones de suministro que llegaron a prolongarse durante varios días.

Según Endesa, responsable del suministro en Catluña, el apagón de Gerona, provocado por el temporal de nieve que afectó a toda Cataluña la semana pasada, se debió a que el 90% de la energía consumida en la provincia le llega de fuera y, además, no está abastecida por ninguna línea de gran capacidad.

La situación no es comparable con la de la ciudad de Valencia, ni por el condicionante meteorológico ni por la dependencia energética.

Actualmente, el suministro eléctrico de la ciudad depende principalmente de dos grandes subestaciones ubicadas en el término de dos municipios del área metropolitana de Valencia: Torrente y La Eliana. Desde ellas parten líneas de alta tensión que suministran energía al conjunto de subestaciones situadas en la ciudad de Valencia, que son las encargadas de distribuir la electricidad hasta los clientes finales.

Con la estructura actual, en el que cada una de esas dos grandes subestaciones abastece aproximadamente a la mitad de la ciudad, si se produjera algún percance de gran magnitud el suministro eléctrico podría verse interrumpido en momentos de elevada magnitud.

Tela de araña

Para anticiparse a esa contingencia, Iberdrola constriurá una red mallada de alta tensión que le garantizará el suministro a toda la ciudad incluso en el caso de que se produjera una incidencia extraordinaria en las subestaciones de Torrente o La Eliana.

Así, con esta suerte de tela de araña, aunque fallara una parte del sistema, sería posible hacer llegar la energía a todos los puntos de la ciudad gracias a la citada estructura en red.

Pero al margen de la interconexión de todas las subestaciones de la ciudad de Valencia, Iberdrola realizará otras actuaciones que permitirán tener instalada la potencia necesaria para afrontar con garantías los picos de demanda.

Se trata esencialmente de aumentar la tensión y compactar las subestaciones de Fuente de San Luis y Beniferri, que pasarán de estar en intemperie a introducirse en una nave cerrada. Con ello se anula el riesgo de padecer incidencias provocadas por fenómenos meteorológicos, tal y como sucedió en Cataluña, al tiempo que se libera suelo y se reduce el impacto visual de las instalaciones, pues las subestaciones quedan ocultas en el interior de un edificio.

También está prevista la construcción de nuevas subestaciones, como la de Parque Central, Parque de Cabecera, Nuevo Cauce, Grao, La Torre y Aqua, que se sumarán a las ya existentes de Torrefiel, El Grao, El Cabanyal, Fuente de San Luis, Beniferri, Quart, Feria Valencia, Nou Moles y Viveros.

Las futuras subestaciones estarán conectadas mediante nuevas líneas de alta tensión que transcurrirán por la ciudad y que permitirán interconectar las subestaciones de Fuente de San Luis y Beniferri.