Iberdrola advierte que serán necesarias más subestaciones por el desarrollo urbano

P. A. O.VALENCIA. El director de negocio regulado de Iberdrola, Javier Villalba, aseguró ayer que la ciudad de Valencia necesitará de nuevas subestaciones eléctricas para poder afrontar la demanda

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

P. A. O.

VALENCIA. El director de negocio regulado de Iberdrola, Javier Villalba, aseguró ayer que la ciudad de Valencia necesitará de nuevas subestaciones eléctricas para poder afrontar la demanda energética de los nuevos desarrollos urbanísticos que está experimentando la urbe.

Villalba no evitó la polémica que existe actualmente respecto a la subestación de Patraix, que lleva cerrada desde mediados del mes de mayo por una explosión que se registró en su interior. Así, el directivo de Iberdrola resaltó la necesidad de este tipo de instalaciones en un futuro inmediato para poder atender la creciente demanda energética de Valencia.

Según los planes de la compañía, se ha calculado que en el año 2011 la ciudad requerirá de una potencia total de 1.380 megawatios, lo que supone un aumento del 37% respecto a la actualidad. Para poder conseguir tal incremento, serán necesarias «una red de mayor tensión a la actual y nuevas subestaciones para distribuir la energía».

Villalba, que ofreció ayer una conferencia en la Cámara de Comercio de Valencia, justificó sus afirmaciones con el fuerte impulso de nuevos desarrollos urbanísticos, tanto los que están en curso -Moreras, Patraix, Ciudad Ros Casares, Cuatre Carreres- como las futuras -Mestalla, ampliación del Puerto, Grao-. Igualmente, se refirió a actuaciones específicas como el nuevo Hospital La Fe que se situará en Melilla o la rehabilitación del edificio de Tabacalera.

El directivo de la compañía eléctrica, apoyándose en el documento sobre la planificación de los sectores de electricidad y gas aprobado por el Ministerio de Industria, señaló que se necesitan «con urgencia» subestaciones en las zonas de Aragón-Mestalla y Grao y la remodelación de las de Fuente de San Luis y Beniferri. Además, a medio plazo, son necesarias en La Torre, Parque Central, Parque de Cabecera y la remodelación de las de Viveros y Nou Moles.

En este sentido, Villalba puso como ejemplo a las ciudades de Madrid y París. «En la capital francesa hay 36 subestaciones de 225/20 kilovoltios, la mayoría de ellas contiguas a viviendas y en Madrid actualmente se están construyendo más de 20 subestaciones de este tipo, que esla única solución para suministrar las densidades de carga que se demandan en las ciudades», aseveró.

Cierre de Patraix

Respecto al cierre de las instalaciones en Patraix, el directivo de Iberdrola coincidió con el presidente de Red Eléctrica Española, quien había advertido de la posibilidad de que se produzcan en verano cortes de electricidad en la capital del Turia a causa del incremento de la demanda energética a causa de las altas temperaturas. Así, explicó que la clausura obliga a un mayor rendimiento por parte del resto de instalaciones, por lo que «podría haber algún problema».

La subestación, que entró en funcionamiento a finales de 2006, «ha estado suministrando energía a un ritmo del orden del 40 por ciento», y su cierre, decretado por el Ayuntamiento el mismo día de la explosión, supone que «las instalaciones de alrededor estén más cargadas de lo que es normal». Esto impide, según Villalba, atender con garantías cualquier «eventualidad».