La Policía Nacional imputa a 91 hosteleros por piratear Gol TV

Se les acusa de un delito contra la propiedad intelectual tras las denuncias presentadas por Mediapro

abc
valencia Actualizado:

La Policía Nacional ha imputado a 91 hosteleros de diferentes provincias españolas que emitía el canal Gol TV destinado a uso doméstico en sus locales por un delito contra la propiedad intelectual y/o defraudación de las telecomunicaciones tras las denuncias presentadas por Mediapro, empresa propietaria del canal de pago. Fuentes de Mediapro han confirmado a Europa Press que la señal «pirateada» es la de Gol TV.

El dispositivo ha sido realizado por distintos grupos especializados de las unidades centrales UDEV y UDEF, ambas adscritas a la Comisaría General de Policía Judicial, con la colaboración de las Brigadas Provinciales de Policía Judicial de Madrid, León, Valencia, Lugo, Málaga y Valladolid, junto con las Brigadas Locales de Policía Judicial de Ponferrada, Santa Coloma de Gramanet y Sabadell.

Gol TV ya anunció en noviembre del año pasado que iba a cortar la señal a 9.548 locales por emitir el canal sin pagar la cuota que tienen que abonar estos establecimientos, que es más cara que la de los particulares y permite la difusión en locales públicos. Entonces, el canal ya avisó que iba a denunciar a todos los locales que no regularizaran su situación por piratería y les reclamará el importe de todos los meses que el establecimiento había estado abonado ilícitamente, una indemnización por daños y perjuicios y los costes del proceso llevado a cabo para regularizar el uso del canal.

La investigación de la Policía Nacional se inició a raíz de estas denuncias, según ha señalado el cuerpo policial. Los agentes procedieron a la investigación en dos fases de 168 establecimientos, entre ellos bares, cafeterías, restaurantes y cervecerías, en los que se reproducía la señal de televisión destinada a uso doméstico.

Según ha explicado la Policía, el uso fraudulento se cometía al utilizar en estos locales las tarjetas inteligentes del canal afectado o la señal de televisión facilitada para su uso en domicilios particulares por operadores de cable. Esta señal está destinada a un uso residencial y se prohíbe expresamente el uso de la misma fuera de dicho ámbito.

Gol TV dispone de un contrato específico para habilitar a los responsables de los establecimientos a emitir contenidos con una señal diferenciada y distinguida por un logo especial. El precio de acceso a dicha modalidad es superior al de los contratos para uso residencial. La emisión de esa señal vulnera los derechos de los legítimos titulares al hacer un uso fraudulento.

Tal y como ha señalado la Policía Nacional en un comunicado, con esta actividad se estaba ocasionando «un importante perjuicio patrimonial a los titulares de la empresa de comunicación y a los responsables de las mercantiles que distribuyen el canal citado por cable», así como se afectaba de manera negativa sobre la imagen de la empresa afectada.