Imagen de Alberto Aguilar tomada este jueves en Lima
Imagen de Alberto Aguilar tomada este jueves en Lima - EFE
Sociedad

El padre de Patricia Aguilar: «Mi hija contó un sueño en internet y fue víctima de un rapto psicológico»

La Policía localiza en Perú a una joven española captada por una secta satánica

Actualizado:

«Mi hija fue víctima de un rapto psicológico». Alberto Aguilar narraba ayer desde Lima el drama de una familia ilicitana que comenzó a través de una página de internet y terminó en un cautiverio en una selva de Perú, que más de un año después ha finalizado con la detención de Félix Steven Manrique, líder de una secta satánica de las corriente Gnosis, que captaba a sus víctimas a través de las redes sociales.

La joven española Patricia Aguilar abandonó el hogar familiar rumbo a Lima el 7 de enero de 2017, el mismo día en el que cumplió los 18 años de edad y, desde el primer momento, su familia denunció que había sido captada por una secta.

El padre de la joven recordaba ayer que «Patricia fue a contar un sueño suyo a través de una página esotérica» y Manrique le contestó y «la captó cuando tenía dieciséis años por internet». La propia joven declaró en varios medios de comunicación que se encontraba junto a Manrique por su propia voluntad. Su padre, sin embargo, siempre creyó que su hija había sido víctima de un rapto.

Imagen de Patricia Aguilar, en el centro, con el resto de mujeres y niños rescatados
Imagen de Patricia Aguilar, en el centro, con el resto de mujeres y niños rescatados - EFE

De hecho, la familia de Patricia empezó su búsqueda desde el primer día de su desaparición hasta dar con su paradero en Perú, donde la secta de Manrique tenía a varias mujeres y niños en San Martín de Pangoa, ubicada en la selva de la región Junín, a diez horas de trayecto en coche de Lima.

La perseverancia de esta familia española ha permitido la detención del líder de la secta y que la Policía peruana haya localizado a su hija con un bebé de poco más de un mes de vida.

Los investigadores, que en la misma operación liberaron a otras tres mujeres y cinco menores que presentan «un alto grado de desnutrición», están convencidos de que Manrique es el progenitor del bebé.

El padre de Patricia Aguilar denuncia que su hija «malvivía en condiciones infrahumanas» en una selva a más de 600 kilómetros de distancia de Lima. La ha encontrado «bastante mal y delgada». «Fuimos con la Policía a que nos ayuden a sacarla de donde estaba, ahora vamos a ver como está», relata el padre, a la espera de saber cómo se encuentra psicológicamente la joven.

Vuelta a España

El objetivo de Aguilar pasa por regresar a España con su hija. En el caso de que Patricia no quiera retornar al domicilio familiar que abandonó hace más de un año y medio en Elche, «ya veremos la forma de que lo haga, porque «no es posible que esté desaparecida sin un número de domicilio».

Patricia Aguilar, con su bebé
Patricia Aguilar, con su bebé- EFE

Mientras, Manrique ha sido detenido por la Policía peruana y será investigado por el presunto delito de trata de personas a raíz de la denuncia por el padre y los familiares de otras de las mujeres de la secta. Manrique estudió Filosofía y manejaba teorías apocalípticas en internet, donde captaba a sus víctimas -con las que mantenía relaciones sexuales- a través de las redes sociales.

Casado y padre de tres hijos, el ahora detenido formó la llamada secta Gnosis. El director de la división policial de Trata de Personas, el coronel Antonio Capa, explicó ayer que otro de los menores que ya están bajo la tutela del Gobierno peruano, es fruto de la relación de Manrique con otra joven que, como la española Patricia Aguilar, fue víctima de un «rapto psicológico».