El Grupo ilicitano Jerusalen emociona al público con La Pasión de Cristo

ELCHE. Pastor Chilar
Actualizado:

El Grupo Jerusalen se ha despedido esta primavera del público de Elche con una representación memorable de La Pasión de Cristo en la plaza del Congreso Eucarístico, totalmente abarrotada de público, con el decorado natural de la Basílica de Santa María como fondo. La actuación resultó electrizante en algunos momentos por el buen trabajo de cada uno de los participantes, la excelente dirección, la conjunción de los figurantes y la espectacular aportación de sonido y luminotecnia.

Con textos extraídos de los Evangelios y una puesta en escena sencilla los intérpretes de La Pasión de Cristo supieron transmitir el mensaje de los últimos días de El Salvador, con efectos sorprendentes y una adecuada ambientación musical, que este año contó con la colaboración del Institut Municipal de Cultura de Elche y de la Caja de Ahorros de Mediterráneo (CAM).

DOMINIO

Desde Francisco Peral Maciá, que dío vida a la figura de Jesús, hasta Manuel Albentosa que asumió el papel de Judas Iscariote, los interpretes del Grupo Jerusalen hicieron gala de su dominio de la escena y de una interpretación que rozó la perfección. La entrada a la representación fue gratuíta por lo que una hora antes del comienzo de la obra el público comenzó a abarrotar el recinto hasta llenar el último rincón de la plaza ilicitana. El Grupo Jerusalen lo componen 150 personas, actores aficionados todas ellas, que escenificaron sobre el estrado los momentos más trascendentes de la vida de Cristo. Empresarios, profesionales, amas de casa, funcionarios y trabajadores forman el grupo, que desde hace diecisiete años actúa exclusivamente desde el comienzo de la Cuaresma hasta el Sábado Santo. A lo largo de estos años han llevado su obra a buena parte de España, desde el Teatro Romano de Mérida hasta el Palau de las Música de Valencia. Actúan gratuitamente y lo que recaudan lo destinan a obras de cáracter benéfico. El Grupo Jerusalen se constituyó en 1984 y su primer embrión surgió en 1975 en la parroquia ilicitana de San Agatangelo. Aquí ofrecieron sus primeras representaciones en cada Viernes Santo. Aquellos modestos inicios se han ido ampliando con el paso del tiempo hasta conseguir el reconocimiento general allá donde actúa, siempre en las mismas fechas y con la voluntad de contribuir a vivir más intensamente la «Semana Mayor de la Iglesia Católica».