Grisolía aconseja la desaparición del Ministerio en pleno debate sobre Bolonia
JESÚS SIGNES Una de las manifestaciones en Valencia contra el EEES

Grisolía aconseja la desaparición del Ministerio en pleno debate sobre Bolonia

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

R. M.

VALENCIA. La predilección del profesor Santiago Grisolía por el sistema universitario norteamericano, a cuyo cuerpo docente ha pertenecido durante décadas, es conocida. El también presidente del Consell Valencià de Cultura aprovechó ayer la proximidad de la celebración del trigésimo aniversario de la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados (FVEA) que dirige para defender la privatización de la universidad en España, irrumpiendo así en el debate abierto en Europa por la entrada en funcionamiento del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

Concretamente, Grisolía considera que «la universidad valenciana, como todas las universidades, serían mejores si desapareciera el Ministerio de Educación. Entonces, habrán universidades buenas y malas, dependiendo del interés local».

En opinión del bioquímico, el sistema educativo español, generalista pero financiado gracias a los impuestos de los ciudadanos, es injusto porque «no debería permitirse que los pobres paguen la educación superior de los ricos». En contraposición, «el sistema americano es el mejor porque la gente sabe lo que cuesta estudiar porque lo pagan (lo que supone un estímulo para aprobar las asignaturas) y los que no pueden, optan a una beca».

Contexto de incertidumbre

Estas declaraciones se producen en un contexto de incertidumbre y protestas por parte de la comunidad universitaria, que precisamente teme que la entrada en el EEES suponga un paso sin vuelta atrás hacia la privatización de la educación superior. Ante esta situación, la campaña de información articulada por los equipos rectores de las facultades está encaminada precisamente a eliminar este tipo de susceptibilidades, asegurando a los jóvenes que los estudios a precios públicos no están en peligro de extinción.

Por otra parte, Santiago Grisolía arremetió contra la precaria situación de la ciencia en España, que a su juicio es, junto a la cultura, la primera rama que sufre recortes ante la crisis. El profesor recordó que la Comunidad Valenciana, que representa el 10% de la población española, «está por debajo de lo que nos corresponde en términos de I+D+i, a pesar de los esfuerzos del gobierno valenciano»: un 7,3%.

El presidente de la FVEA, que celebrará mañana su trigésimo aniversario en el Hotel Westin de Valencia, dice sentirse preocupado «por el creciente interés de los universitarios por ganar dinero y el descenso de aquellos con vocación científica. A pesar de todos los defectos y carencias de la investigación, lo importante es trabajar», concluyó.