«Las grandes constructoras nacionales estánen Alicante porque es un gran negocio»

Preside una asociación que agrupa a 90 empresas, que emplean a 7.500 personas y facturan más de 2.000 millones de euros al año. Y creó una empresa que acaba de cumplir 35 años.

Actualizado:

MANUEL PELÁEZ CASTILLO

Presidente de la Asociación de la Empresa Familiar y de Ecisa

ALICANTE. Manuel Peláez Castillo es granadino de nacimiento y alicantino de convicción, ciudad a la que llegó en 1966 y en la que ha desarrollado toda su carrera empresarial. Está casado y tiene tres hijos («los tres son varones, aclara»). Después de trabajar ocho años por cuenta ajena funda en Canarias Ecisa (Estructuras y Cimientos Insulares, S. A.), hoy convertida en Compañía General de Construcciones. Presidente de la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante, ha pasado por las presidencias del Club de Marketing, Club de Alta Dirección Empresarial, Asociación de Empresarios de la Construcción y Obras Públicas de Alicante, y de la Fundación para el Desarrollo de la Formación y Gestión Empresarial. También ha sido vicepresidente del Club de Inversores de la Provincia de Alicante.

En su tarjeta de visita no lo menciona pero Manuel Peláez es mecenas de honor de la Universidad de Alicante, patrono fundador de la Fundación Iglesia de Santa María, patrono fundador de la Fundación de Proyecto Hombre, y consejero de la Sociedad Parque Temático de Benidorm, o sea, de Terra Mítica («creo en las posibilidades del parque y aplaudo la valentía de Zaplana cuando dio el paso adelante, puntualiza»). No le gusta presumir y hasta se siente incómodo cuando se le recuerdan sus muchas acciones de apoyo a la provincia alicantina. Da la impresión de que se siente en deuda con los alicantinos...

-Siempre lo estoy. Soy andaluz de orígen, vine aquí con mi mujer en el año 66, y aquí hemos recibido la respuesta por parte de los alicantinos. Y nos sentimos en deuda con los alicantinos y estamos siempre dispuestos a apoyar el desarrollo de esta provincia. Cualquier empresa no tiene más remedio que seguir esa dirección.

-Se le nota que cree en Alicante y en los alicantinos. Y no lo disimula.

-Alicante es una excepción porque es una maravilla. Tiene un clima excelente y unas playas magníficas. Es un punto y aparte de desarrollo de las provincias del litoral.

-¿No teme que se agote el modelo?

-No hay agotamiento. Va a seguir el ritmo actual. El gran proyecto del AVE ya justifica ese desarrollo, y el PHN va a suponer una revolución, una posibilidad de desarrollo en los próximos años impresionante. Las grandes empresas constructoras nacionales están en Alicante porque Alicante es un gran negocio.

-¿A los promotores y constructores no les preocupa que Alicante «reviente» y no haya compradores de apartamentos a 50 millones?

-Tenemos el mercado de Madrid. El de Castilla-La Mancha, el del norte, que viene y compra aquí, y el mercado exterior, que no se sabe hasta dónde llegará. El 80 por ciento de lo que venden muchos empresarios lo venden en Hannover, en Londres, en Düsseldorf, con empresas de gran nivel económico. Estamos en un mercado maduro, sostenido y con unas posibilidades tremendas.

-¿Alicante también es fuerte en la empresa familiar?

-Alicante es una de las capitales de provincia más atractivas que hay en España y tiene un colectivo empresarial familiar excelente. Aquí no tenemos grandes empresas; tenemos medianas y pequeñas empresas, muy buenas. Tenemos 90 empresas, que emplean a 7.500 personas y facturan por encima de los 2.000 millones de euros (300.000 millones de pesetas) al año. Alicante es un ejemplo de empresa familiar para el país.

-¿Cómo define el presidente de la asociación a la empresa familiar?

-La empresa familiar es una iniciativa del empresario que posee, al menos, el 51 por ciento del capital, que dirige, trabaja o pertenece a la empresa. Supone en España el 95 por ciento del total de las empresas, el 70 por ciento del PIB y el 65 por ciento del empleo. Estamos ante una actividad empresarial centrada fundamentalmente en las pequeñas y medianas empresas, de una enorme trascendencia.

-Ecisa es una empresa familiar que ha cumplido 35 años. ¿Cómo lo ha conseguido?

-Lo primero que hay que constatar es que hemos tenido mucha suerte. Muchos empresarios que hoy no están con sus empresas merecían seguir. La segunda cuestión es que el empresario tiene que emplearse a fondo y tiene que estar en una renovación constante de la compañía. Hay que ir tomando las medidas oportunas para ir corrigiendo los defectos que se van apreciando. La formación, la preparación y la información son esenciales.

TEXTO: BLAS DE PEÑAS FOTO: AMPARO GUARDIOLA