Vicente Ordaz - El faro

El CIS, ese gran desconocido

«Yo de mayor quiero un trabajo como el de Tezanos»

Vicente Ordaz
Actualizado:

El CIS, ese gran desconocido. Ese organismo que si preguntas en la calle nadie sabe muy bien para que sirve y que todos relacionamos con la elaboración de encuestas. Ese centro que como tantas empresas e instituciones públicas no responde ante nadie, ni se le exige responsabilidades. A los españoles nos cuesta casi 12 millones de euros, en Andalucía, última referencia real, el ridículo con sus previsiones de resultado electoral fue de los que hacen época. Un error de tal magnitud, en una empresa privada se hubiera llevado por delante a un consejo de administración entero, mobiliario incluido, con el CIS, da igual, la broma la pagamos todos, y si falla, resulta que los encuestados no dicen la verdad. Yo de mayor quiero un trabajo como el de Tezanos.

Imagen de archivo de José Félix Tezanos
Imagen de archivo de José Félix Tezanos - ÁNGEL DE ANTONIO

La entrega valenciana del CIS la conocíamos ayer. Según Tezanos el PSPV renovará presidencia en la Generalitat y además podrá elegir si desea hacerlo con Ciudadanos y Toni Cantó, ojo a esa foto, o con sus actuales socios del botánico, casi según Tezanos que podemos hasta ahorrarnos la votación. Pero lo más llamativo, para alguien que no tiene como es mi caso conocimientos en demoscopia, es como se pueden certificar resultados tan concretos con una bolsa de indecisos según el CIS de un 40%. Es el único dato que a esta hora me creo del CIS valenciano, que casi uno de cada dos ciudadanos con derecho a voto, no tengan claro que sobre cogerán el próximo 28 de abril. La propia Mónica Oltra recordaba ayer los sondeos que en 2015 no le daban más de nueve diputados para terminar de sentenciar la encuesta del CIS.

Cuando usted lea este artículo ya habrá comenzado la campaña electoral, que se supone debe ser clave con tal número de indecisos. Una campaña que tendrá debates pero ningún “cara a cara”, algo que particularmente echaré de menos, en la que nuestros políticos inundarán las redes de mensajes y promesas pero que en pleno siglo XXI arranca con la ancestral pegada de carteles, algo que a estas alturas tiene ya poco sentido. Será que al candidato, le hace ilusión eso de verse por la ciudad.

Vicente OrdazVicente Ordaz