El agua inunda las calles en Alcocebre (Castellón), durante el episodio de lluvias de este jueves - @SIAB_Castellón
Temporal

«Gota fría» en Castellón: «Aquí lo de Mallorca no puede pasar»

Vecinos de localidades más afectadas por la lluvia hacen frente al temporal que ha inundado calles, comercios y garajes y les ha dejado incomunicados

Actualizado:

La provincia de Castellón está sufriendo la peor parte del episodio de gota fría que azota a la Comunidad Valenciana desde este jueves. las lluvias comenzaron más fuertes por la tarde, y darían una tregua por la noche, aunque las previsiones meteorológicas indicaban que, de madrugada, otra intensa tormenta inquietaría a muchos vecinos que hacen frente a la situación. «Ayer estaba el pueblo incomunicado, alcantarillas levantadas... las calles parecían ríos», cuenta a este diario Miguel Mocholí, de Almenara, una de las más afectadas por las precipitaciones y donde se han recogido casi 210 litros de agua por metro cuadrado en las últimas 24 horas. Mientras espera a que su padre le recoja en coche para ir a ver la casa que la familia tiene en la playa (se muestra preocupado por lo que se puedan encontrar una vez llegen, ya que la casa se encuentra a 30 metros del mar) explica que no tienen el temor a una tragedia como la que hace una semana se cobraba trece vidas en San Llorenç: «Lo de Mallorca aquí no puede pasar, porque allí había un barranco a veinte metros de pueblo».

Zona de casas próximas a la playa de Almenara
Zona de casas próximas a la playa de Almenara - ABC

«El agua nos entró al garaje sobre las seis y cuarto de la tarde y, hasta las diez y veinte, que nos sentamos a cenar, estuvimos sacando agua. Llegaría a los 15 centímetros», rememora Beatriz Verdecho, vecina también de esta localidad castellonense. Ella vive en la útima calle de la pendiente del pueblo, junto al colector que recoge el agua del resto de casas y que se desborda con temporales como el de estos días. Cuando llueve en este pueblo de montaña, los ciudadanos que viven en la parte baja son quienes «lo pagan».

Acumulados en 24 horas en la provincia de Castellón
Acumulados en 24 horas en la provincia de Castellón - ABC

Esta vecina admite que en casa vivieron momentos de nerviosismo y angustia durante la tarde de este jueves: «No puedes hacer nada, sacas agua pero sigue entrando. Nos ayudó Protección Civil. Menos mal que no vino la tormenta para las dos de la madrugada, como se preveía». Su madre, que había salido a comprar el pan esta mañana del viernes, se ha encontrado con la panadería cerrada, por lo que advierte de que a muchos comercios «también les habrá entrado agua» y permanecen hoy cerrados. A pesar de todo, ella recuerda otro episodio similar años atrás, hará unos diez años, cuando aún no tenían instaladas las válvulas antiretorno y, además de aguas pluviales, en su garaje entraron también aguas fecales. «Fue horrible», recuerda.

Junto a ella se encuentra Patricia Abarca, ambas están en la empresa de cítricos para la que trabajan. «Al menos nos dicen que para las naranjas es muy buena el agua que está cayendo». Pero en las calles, esta vecina vio ayer a los agentes de Protección Civil, Policía Local, la Brigada de Obras, y hasta a voluntarios haciendo frente a la situación: «Yo no recuerdo una así. En la vida había llovido tanto... Nos habían avisado, pero hasta que no cae no sabes que va a llover tanto». Sin embargo, admite que en casa están tranquilos, ya que no conciben tragedias.

Calles inundadas en Almenara, durante la noche del jueves
Calles inundadas en Almenara, durante la noche del jueves - ABC

«No hemos podido abrir el negocio»

Vicky trabaja en una tienda de ropa en el paseo de una de las playas de Alcocebre (Castellón), que optaron por no abrir ni en la tarde del jueves ni ayer debido al temporal. Lo mismo ha sucedido con muchos otros negocios. La zona en la que residen ha sufrido diversos daños, aunque ninguno en su vivienda por el momento. Tampoco han abierto los colegios.

Algunos vecinos del municipio toman imágenes de unos hechos poco frecuentes. «No he pasado miedo porque no vivimos en una planta baja, pero estamos incomunicados por el desbordamiento del río San Miguel y la rambla de Estopet. La nacional 340 también está cortada a la Altura de Alcalá. No nos podemos desplazar a ningún sitio, al igual que algunos conocidos que no han podido ir a trabajar. Hay agua por todos lados», explica Vicky.

Imagen tomada en Alcocebre tras las lluvias
Imagen tomada en Alcocebre tras las lluvias - ABC