Imagen de José Ignacio Goirigolzarri tomada este jueves en Valencia
Imagen de José Ignacio Goirigolzarri tomada este jueves en Valencia - EFE
Economía

Goirigolzarri pide al nuevo Gobierno que evite la «tentación» de usar Bankia como banca pública

El presidente de la entidad defiende el proceso de privatización, descarta fusiones o compras y mantiene el objetivo de repartir 2.500 millones pese a los bajos tipos de interés

VALENCIAActualizado:

Sin injerencias políticas y con un proceso de privatización irreversible. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha lanzado un doble mensaje al próximo Gobierno que resulte elegido en las elecciones del próximo 28 de abril en la víspera de una junta general de accionistas marcada por un escenario de bajos tipos de interés y la rumorología sobre posibles fusiones.

Al respecto, ratificado que Bankia sigue adelante con los objetivos trazados en su plan estratégico, que pasa por repartir entre sus accionistas un dividendo de 2.500 millones de euros hasta 2020. Este viernes, la junta aprobará un reparto de 357 millones correspondientes al pasado ejercicio. A pesar del exceso de capital del banco, Goirigolzarri no se plantea ninguna fusión, invertir en la compra de bancos pequeños o lanzar una opa.

El presidente de Bankia ha aprovechado el contexto preelectoral para reivindicar la «independencia» de la entidad, más allá incluso de 2021, la fecha más probable para su privatización. Un proceso que a su juicio «es lo mejor para los ciudadanos» y ante el que ha solicitado a los partidos que eviten «tentaciones de usar Bankia como banca pública» -conforme ha llegado a plantear Podemos- o como arma de influencia política» toda vez que el Estado todavía es el propietario del sesenta por ciento del capital.

En ese sentido, Goirigolzarri ha reclamado que el Ejecutivo que salga de la próxima cita con las urnas «mantenga el mismo tono de no injerencia política» de los últimos siete años. Un comportamiento que ha calificado de «exquisito» -en referencia a los gobiernos del PP y del PSOE- para consolidar un proyecto «profesional e independiente». Al respecto, el presidente de Bankia ha resaltado que el objetivo de la privatización del banco constituye una «buena decisión por encima de tacticismos políticos».

En este contexto, Goirigolzarri ha destacado la «gran potencia comercial del cuarto trimestre de 2018», un ejercicio en el que Bankia ha aumentado en 120.000 clientes (para este 2019 prevé un incremento de 150.000 y en lo que va de año ya lleva 27.000 nuevos. Además, en cuanto a captura de sinergias, ya ha adelantado un año sus previsiones, lo mismo que en reducción de morosos, ha subrayado.

En cuanto a la posibilidad de una fusión con el BBVA u otras entidades financieras, el presidente de Bankia ha asegurado que «se mantiene en el perímetro actual» del Plan Estratégico y que «no contempla ningún tipo de fusión, no hay ninguna sobre la mesa ni sobrevuela sobre la mesa», ha insistido. Tampoco contempla «ninguna opa», ha agregado.

En todo caso, ha apuntado que cuando los tipos de interés son altos «se aletargan los procesos de consolidación» mientras que los tipos de interés bajos a largo plazo «incentivan la consolidación, como una manera de capturar sinergias». «Eso no aboca a procesos de consolidación inmediatamente pero si los tipos negativos duran dos o tres años, indudablemente se animarán los procesos de consolidación», ha augurado.