Rubén Martínez Dalmau (Podemos), Ximo Puig (PSPV-PSOE) y Mónica Oltra (Compromís), en las Cortes Valencianas
Rubén Martínez Dalmau (Podemos), Ximo Puig (PSPV-PSOE) y Mónica Oltra (Compromís), en las Cortes Valencianas - ROBER SOLSONA
Política

El Gobierno valenciano dispara un 50% los altos cargos con el modelo que exige Iglesias a Sánchez

El nuevo Ejecutivo de la Generalitat pasa de 172 a 253 dirigentes tras la entrada de Podemos junto al PSPV-PSOE y Compromís

VALENCIAActualizado:

El número de altos cargos en el Gobierno valenciano de «cooperación» se ha incrementado un cincuenta por ciento respecto a la anterior legislatura con el modelo que aspira a extender Podemos en el Ejecutivo central a cambio de respaldar la investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez.

En la Comunidad Valenciana, la entrada de la formación morada en el Ejecutivo que preside el socialista Ximo Puig ha disparado las cifras de dirigentes de designación directa -vicepresidentes, consellers, secretarios autonómicos, subsecretarios y asesores- desde los 172 del anterior mandato hasta los 253 del que acaba de arrancar.

Más de dos meses después de las elecciones autonómicas, el pleno del Consell (formado por representantes del PSPV-PSOE, Compromís y Unides-Podem) ha cerrado este viernes el organigrama del Ejecutivo con los últimos nombramientos, que dispararán el gasto público en nóminas.

En la anterior legislatura, Podemos respaldó el Gobierno que formaron el PSPV de Ximo Puig y Compromís, con Mónica Oltra a la cabeza, pero declinó formar parte del Ejecutivo obedeciendo a la orden de su líder nacional, Pablo Iglesias, quien entonces marcó la estrategia de no formar parte de la toma de decisiones de la mano de los socialistas.

Cuatro años más tarde las tornas han cambiado. Podemos, que cayó en número de diputados y es la última fuerza política de la Comunidad Valenciana incluso por detrás de Vox, exigió entrar en el Gobierno. Y lo ha hecho por la puerta grande. Sus ocho votos para la investidura de Ximo Puig como presidente de la Generalitat le han valido una vicepresidencia para que el fuera asesor del proceso constituyente de Hugo Chávez en Venezuela, Rubén Martínez Dalmau, y una Conselleria para sus socios de Esquera Unida.

Un modelo que pretende emular Pablo Iglesias en el Gobierno de España y que se resiste a aceptar el presidente en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Imagen de Mónica Oltra tomada este viernes tras el pleno del Consell
Imagen de Mónica Oltra tomada este viernes tras el pleno del Consell - EFE

La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, ha reivindicado este viernes que esta estructura es «la necesaria» para llevar a cabo los objetivos del Botànic II -conforme se ha bautizado el pacto de Gobierno-, pues si la hubieran considerado «excesiva» no la habrían aprobado, y ha destacado que, en lo que respecta al personal eventual, que pasa de 74 a 116, estos son los que existen y «ninguno más, a diferencia de lo que pasaba con el PP».

En números absolutos, el Gobierno valenciano de izquierdas ha pasado de una a dos vicepresidencias; de diez a doce consellerias; de veintidós a veintinueve secreatarios autonómicos; de 56 a 84 directores generales; y de 74 a 116 asesores contratados bajo la figura del personal eventual.