El Gobierno reducirá en 206 millones la inversión en la Comunidad Valenciana

A. CAPARRÓS|VALENCIA
Actualizado:

Un mismo Presupuesto pero diferentes varas de medir argumentadas en una frase: «La aplicación de la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía de Cataluña supone dotar un importe de 4.489,4 millones en inversiones en infraestructuras (18,64% de la base de cálculo). Para ello, se contemplan dotaciones por 3.843,48 millones, a lo que se añadirán el importe de otros proyectos pendientes de determinar, e inicialmente no regionalizados, y los peajes de autopistas, por un importe de 646,7 millones, lo que da cumplimiento a la citada Disposición».

En estos términos explica literalmente el Ministerio de Economía los criterios empleados para la distribución de las inversiones entre las autonomías españolas previstas para el presente ejercicio y matiza el caso particular de Cataluña.

Lo que en su día Pedro Solbes calificó de «sudoku» se ha vuelto a plasmar en los Presupuestos Generales del Estado para 2010 en virtud de un Estatuto recurrido ante el Tribunal Constitucional.

Ayer, el departamento que dirige Elena Salgado publicó en su página web el Informe Económico y Financiero de las cuentas de este ejercicio que confirma la información avanzada por ABC el pasado 11 de enero.

Así, una vez superado el trámite parlamentario, la Comunidad Valenciana percibirá inversiones por valor de 2.133 millones. Es decir, apenas once más de lo presupuestado inicialmente y 206 millones menos que en el ejercicio anterior.

En este capítulo, las partidas destinadas a Cataluña, invocando la Disposición Adicional Tercera, han aumentado —tras pasar el filtro de las alianzas con las fuerzas nacionalistas en el Congreso— cuatro veces más, hasta alcanzar los 3.625 millones de euros.

Descensos en 2010

En unas cuentas marcadas por el descenso de la inversión, la Comunidad Valenciana sufre un recorte superior a la media —cifrado en 9,2%— y se sitúa como la segunda autonomía más afectada por la restricción presupuestaria en términos absolutos, sólo superada por Andalucía, que pasa de 4.438 a 4.198 millones (240 menos).