El Gobierno gasta 4 millones en el SIVE para Valencia pese al fiasco de la red en Alicante

El Gobierno gasta 4 millones en el SIVE para Valencia pese al fiasco de la red en Alicante

M. A. R.IALICANTE
Actualizado:

Pese a que hasta el momento la experiencia ha resultado un fiasco en Alicante, el Ministerio del Interior ha invertido otros 3,8 millones de euros para implantar en Valencia la red del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE), con el fin de detectar la llegada de pateras y alijos con droga.

El pasado mes de diciembre concluyó la instalación de dos radares del SIVE en la provincia de Valencia, que ya se encuentran «en pleno funcionamiento». según confirmaron ayer fuentes de la Guardia Civil.

En concreto, las estaciones sensoras se sitúan en las inmediaciones de Sagunto y Cullera. Están conectadas a un Centro de Control operativo, desde el que agentes del Instituto Armado podrán seguir los movimientos de las embarcaciones.

Quizá porque en Alicante la experiencia no ha sido tan satisfactoria como se esperaba, esta vez el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, no ha presentado ante los medios de comunicación la puesta en marcha del dispositivo, como hizo la subdelegada del Ejecutivo en Alicante, Encarna Llinares, el pasado mes de septiembre.

De hecho, fuentes de la Delegación del Gobierno dijeron ayer desconocer por completo el estado en el que se encontraba la inversión y se remitieron al Ministerio de Interior.

Los dos nuevos radares de Valencia se suman a los cuatro que, desde septiembre, funcionan en la costa alicantina, concretamente en Cabo Roig (Torrevieja), Santa Pola, Sierra Helada (Benidorm) y Denia.

Cada una de estas estaciones cuenta con un radar, cuyo alcance es de 20 millas náuticas, y una cámara térmica que permite grabar y seguir el movimiento de las embarcaciones durante la noche. Unos catorce agentes se turnan en el Centro de Control de Alicante para efectuar las labores de vigilancia.

Además, la Guardia Civil cuenta con dos radares móviles, uno en Alicante y otro en Castellón. Sin embargo, el propio Gobierno reconoce que el SIVE ha registrado numerosos problemas en Alicante: desde su entrada en funcionamiento, los radares sólo han detectado cuatro de las quince embarcaciones ilegales descubiertas luego en la costa.

En algunos casos, han sido los propios buques pesqueros los que han alertado de la llegada de una patera. En otros, como ocurrió en Alicante el pasado mes de marzo, los radares han detectado la llegada de una lancha con un alijo de droga, pero el Servicio Marítimo de la Guardia Civil no ha podido abordarla porque tenía órdenes de no abandonar el puerto. Todo ello, después de invertir 8,3 millones de euros en la instalación.

Sin el Frontex

Y por otro lado, como informó ayer ABC, Alicante ha vuelto a quedar fuera de la misión Indalo que la agencia Europea para el control de Fronteras (Frontex) desarrollará este verano en buena parte del litoral español.

En concreto, patrulleras y helicópteros de seis países europeos (España, Portugal, Francia, Italia, Malta y Luxemburgo) vigilarán la costa española, desde Granada a Murcia, para prevenir la llegada de pateras con inmigrantes ilegales.

Al respecto, el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, indicó ayer que los constantes fallos del SIVE hacen más necesario, si cabe, que se incrementen los medios para reforzar la vigilancia en las costas de la Comunidad.